lunes, 20 de noviembre de 2006

Matar "sin piedad"

Ahora mismito, hace unos diez minutos, en el telediario de la 3, acabo de escuchar otra barbaridad. Hablando de una noticia algo pasada, ya, de la que se está celebrando el juicio en estos días, la persona que narraba mientras se veían las imágenes, explicaba: " ...y los presuntos asesinos, cuando los guardias se disponían a introducir la recaudación en el furgón blindado, se dirigieron a ellos efectuando varios disparos. Sin mediar palabra, les mataron sin compasión..."
Más o menos el texto; pero lo que si es seguro, el final de lo transcrito aquí: les mataron sin compasión.
¡Ya estamos otra vez! Hay varias formas de acabar con la vida de alguien, desde luego. Pero ninguna, ni una sola de ellas, se define por que el asesino sea compasivo o no.
Morir, es morir. Que te maten, es que te asesinan. Igualmente estás muerto. ¡Pero...! nadie está ni medio, ni poco, ni muy muerto. O se está muerto, o no.
Y, naturalmente, la compasión, no forma parte de esta figura delictiva. En ninguno de los casos. Ni se está menos muerto, si el asesino ha sido "piadoso".
Hay que tener cuidado con las palabras que se dicen, y/o, escriben o redactan, para que otros las pronuncien. Pues, sobre todo en medios de comunicación, que son el escaparate de la cultura, se puede dar lugar a confusiones de tamañas consecuencias. ¿Quien no dice que un psicópata, al oir éstas formas de hablar, se dedique a matar por ahí rezando el rosario?
¡Madre del amor hermoso, que barbaridad! Solo pensar, en que alguien fuese asesinando a los demás, diciendo: "¡que pena me das...pum!" o, "¡pobrecito, que vas a morir de un disparo que te haré ahora mismo...me da mucha pena....pero..." y otra vez ¡¡PUM!! No, eso no puede ni pensarse, sin saltársele a uno las lágrimas. Quizá de risa, aunque la muerte no sea para eso.
Aunque, mirándolo bien, en determinadas culturas se alegran cuando alguien muere. Pero eso si, nunca si es asesinado. Ni tampoco, si el asesino ha sido "condescendiente".

1 comentario:

Castrodorrey dijo...

Me pregunto por qué, esta entrada no tiene ningún comentario. Con lo bien que está...jejeje...a mi personalmente, me da risa cada vez que la leo.