lunes, 25 de diciembre de 2006

EL CONSUMO DE COCAINA, AUMENTARÁ UN 30% ESTAS NAVIDADES

Solo pulsen el vínculo y observen las fotos que aparecen encima de la noticia.
Es el precio de la fama. Nada más hay que ser algo conocido -aunque éstos tres personajes, si que lo son, y mucho- para aparecer encima de un titular. A pesar, que no tengan nada que ver con el mismo, claro.
¿Quien les iba a decir a ellos, Serrat, Buenafuente y Garbajosa, que consumirían cocaina por navidad?
Sin más comentarios. Juzguen ustedes mismos, si no es para cabrearse con el periódico. (Ellos, naturalmente)

martes, 19 de diciembre de 2006

Morir por sexo...¡vaya!


(pag.8)
Así dice el titular. Y, la noticia -¿recuerdan el periódico pequeñito, de noticias pequeñitas?- añade algunos datos más al texto, que tampoco nos esclarecen demasiado el intríngulis de aquella muerte. (Siempre desgraciada noticia, por cierto)
Según se lee, el señor fallecido tenía 74 años, y fue encontrado por una señora del servicio de limpieza, en un domicilio -que también hemos de suponer pertenecía al citado cadáver- con un cinturón de albornoz amarrado al cuello. Además de muerto, claro.
Y -asombrense- la policía judicial que investiga el caso, estudia la posibilidad que todo ocurriera mientras el "casi-anciano" fallecido, estaba practicando sexo.

Ahora viene la guasa: Veamos...¿que tiene que ver el cinturón de albornoz, y la muerte, con el sexo?
Puede ser, y de hecho así deberíamos creerlo, que haya ciertos indicios para semejante aseveración. La policía no es tonta -eso lo sabemos todos- y cuando ven una colilla...ya sabeis..."aquí, han fumado". Pero de la picaresca general y algo cáustica, a la realidad, se brinda un abismo de tamaño bastante grande. Muy, muy grande, diría yo.
Con los datos que nos brindan...lo siento; no podemos creer que un señor de 74, para practicar sexo, se sienta necesitado de que le amarren del cuello. ¡Menuda marcha!
¡Ayyy!!! Con esta manía de reducir las noticias tanto, terminaremos por ver el mundo del revés.
Aunque...ahora que caigo...¿no lo está, ya?