lunes, 24 de diciembre de 2007

Lo hizo mientras dormía...?



He aquí una cama. He aquí, un lugar donde se pueden hacer muchas cosas. Pero lo que nunca se puede hacer, es, morirse.

¿Por que? Porque una persona, es algo que no hace, sino que le ocurre. Nadie dice...ahora voy y me muero...¿o si? Excepto el suicida, claro. (A pesar que tampoco creo que les resulte demasiado fácil)

Bien, pues...semejante expresión fue pronunciada por un avezado locutor de radio: "Esta noche, murió en su casa fulanito de tal...lo hizo mientras dormía...y bla, bla, bla"

De modo que el buen señor estaba durmiendo, y lo que se le ocurre hacer es morirse. ¡Pues vaya! Ahora cabe imaginar, lo que significa estar muerto: uno está muerto porque quiere...¡caramba, caramba!

No está mal para terminar el año. Año en que -confieso- no me he prodigado en demasía por estas páginas. ¿Que le vamos a hacer?

Sin embargo, nunca se termina de aprender este nuevo lenguaje, de gentes que ocupan púlpitos y peanas para dirigirse al resto. Gentes, que de alguna forma crean corriente de opinión y -desgraciadamente, además- nos enseñan a hablar mal.

Claro que, solo con dar un repasito a la lengua, se comprende como se conjuga un verbo. Y como se ha de aplicar respecto a la persona y tiempo. Nadie hace, lo que no puede hacer -repito, exceptuando a los que deciden acabar con su vida- nadie, nadie, se muere porque quiere hacerlo.

Feliz navidad para todos, y....ya saben....no lo hagan.

viernes, 27 de abril de 2007

LA CORRIDA DE LA TORTURA

¡Bonita estampa...a que si?
Pues, aunque nadie lo crea; aunque cualquiera pueda imaginar que este precioso toro, va a morir en la plaza....jeje...¡nada tiene que ver! con la tortura de los sufridos asistentes de la grada.
Y todo empezó, porque a ciertos señores/as que, aposentados en sus respectivos escaños, NO LES DABA LA GANA, de sentarse como es debido.
Comenzaré, tratando de explicar un poco todo este lio:
Antes que nada, decir que, a pesar de no ser "una curiosa expresión" del idioma que tanto nos gusta, si que es una curiosííííísima expresión de formas. De formas o maneras, de ver un espectáculo de tanto colorido y plástica como este. Además, de los consiguientes chascarrillos y algún que otro exabrupto que se puede escuchar, producido por lo incómodo de la situación.
Para los que no sepan de que va esto -lo de los toros, me refiero- decirles que los asientos de grada, son exactamente eso: una grada con cuarenta centímetros de espacio para cada culo, y sesenta de altura para las piernas, contados desde donde se dobla la rodilla.
De modo que, solo hay que dibujar mentalmente una escalera, en la que todos los peldaños se ocupan por absolutas posaderas -muy lozanas algunas de ellas, por cierto- y las piernas donde caigan. Esto, respecto al sentado delante o detrás, a uno por escalón.
Naturalmente, cada uno abre las suyas (las piernas) para acoger el lomo del anterior, y espera ¡¡con inusitada devoción!! que el de atrás haga lo mismo. Pero, claro, si toca detrás una señora con falda...!!!
Aunque en mi opinión, tendría que dar igual; pues volver la cara para mirar lo que supuestamente se podría ver, es tarea de todo punto imposible. Sería como si el elefante "ensartara" al mono, y le pidiera una respuesta cariñosa....jeje.
Así, como suena.
Ahora, solo queda trasladar toda la sentada -que ya estará en la cabeza de cada lector- al tamaño de una rueda muy grande, cortada solo por los pasillos de acceso, que habrá uno cada veinticinco metros, aproximadamente.
¿Como en latas de sardina...? Másssss....mucho, mucho, más. Pues al menos las sardinitas están tumbadas a todo lo largo.
Cosa que, en el caso que nos ocupa, serían sardinas dobladas por la cintura, creciéndoles rodillas en la espalda; sintiendo el calor de la espalda de la sardina de alante; oliendo todo lo que se puede oler, de no digamos ciertas partes a derecha o izquierda (y, sobre todo, al sur)
Y, si jugamos algo con la poesía de los clásicos, comparar -aunque las comparaciones sean odiosas- aquello de: "Erase un hombre a una nariz pegado...erase, una nariz superlativa...érase, una alquitara medio viva...érase, un peje espada mal barbado..." que si el ilustre Quevedo, hubiera escrito sobre esta corrida, diría así:
"Erase, un hombre a una rodilla pegado....érase, una rodilla super-dura, inquisitiva....érase, corrida de gran espectativa...érase, un espectador mal jorobado...."
Y eso fue todo. Aparte la gran faena del quinto, y un torero que puede ser el más grande, si los toros le respetan. ¿Nombre propio? SEBASTIAN CASTELLA.

jueves, 15 de marzo de 2007

"CON LO CUAL"...SIEMPRE, SIEMPRE?

¡Dichosas muletillas! Esto que muestra la foto, si que son muletillas jejeje....pero, que va!! las muletillas en el lenguaje, son más que eso.
Los ilustres y clásicos bastones, ya se sabe, son para apoyarse. Y lo que se da en llamar muletillas en el lenguaje gráfico o verbal, también debería serivir para apoyarse. Buscar formas de expresión, digamos prefabricadas, que concluyan, apoyen, o definan un contenido citado o enunciado.
Sin embargo ¡oh eruditos de la palabra! -de esos que ahora abundan, y hasta "escriben" libros- siempre las usan como forma de hablar.
Lejos de lo ortodoxo, o no, su utilización debería observarse algo más adecuada, al menos.
Porque ahora, solo se escucha por todos sitios el dichoso "con lo cual", incluso, para no querer decir lo que en realidad significa, o regalarle el sentido que debería tener en medio de una alocución, narración, o texto.
"Con lo cual", es como decir: por lo tanto...por consiguiente...de tal manera...con lo que...por lo que...expresiones todas correctas, siempre y cuando se relacionen con el contexto.
Caemos con muchísima frecuencia en la repetición; somos como animalitos miméticos, que si escuchamos o vemos, aquél que nos aparenta un estatus algo famosillo, o sale en cualquier medio visual -ahora más que nunca- diciendo una frasecita, ya la tomamos como nuestra.
Aunque, si todos recuerdan al particularísimo duo humorístico "Sacapuntas", aquello de "¿como estaba la plazaaaaa?...llegó a ser el pan nuestro de cada día. Y, ¿como no? algún tiempo antes, los míticos Tip y Coll, cuando lo de "dame la manita pepeluí". O, algo más cercano ya, el otro grandísimo duo ya desaparecido de las pantallas como Martes y Trece, cuando pusieron en boca de todos el "¡Encarnaaaaa!" con las susodichas empanadillas.
Pero por lo menos, eso era a tono del humor que atesoramos -además de la imitación gregaria- y no estaba nada mal sacarse algunas risas de cuando en cuando.
No tiene nada que ver, con andar usando muletillas (léase el con lo cual) sin ton ni son, sin norte ni sur, sin sitio ni bandera...
Decían los antiguos, cuando algún retórico -por no decir charlatán- berborreaba o utilizaba términos que no eran de uso común en el lenguaje: "este está muy leído". Pues, tan solo se referían a que, la persona en cuestión, hablaba de oídas o leídas, que no de convencimiento y saber propio.
Dicen los sabios, que el saber se coloca en la mente, por si solo. Nunca "de memoria". Imaginemos que Newton tuviera que recurrir a la memoria propiamente dicha, para comprender la ley de la gravedad. O sea, igual que nosotros, que nos preguntaban por la fórmula, y, o sacábamos la chuleta, o nos la habíamos aprendido de memoria.
Pues yo creo que es igual a la palabra. Está ahí, si se conoce. Están ahí, si se lee lo suficiente para aprenderlas, y no repetirlas de memoria.
Porque, además, no veas como canta cuando algún famosillo de éstos, quiere hacerse el culto...¡buffff! ¿Nunca se han parado a fijarse en eso? Suena como si estuviera repitiendo las noticias del telediario, o se hubiesen leido los enunciados de la sección "SOCIEDAD" de algún periódico.
Y ya, cuando le preguntan algo a un futbolista, o también a un famoso de los que podríamos llamar "famoso-expréss", y te sale con: "La verdad es que si...." ¡Madre mía! ¿No se darán cuenta? Es como si quisieran irse, pero no pueden...entonces ¿que pueden decir? pues lo primero que se les viene a la boca, ya que en la mente seguro que tienen otras cosas muy aisladas de lo que está preguntando el de la alcachofa.
Lo malo es que algún día, entre tanto jolgorio y ruidos de público y pitidos, le hicieran esta pregunta: ¿Tu mujer siente algo cuado ve en la tele a Bertín Osborne?
Alguno diría sin darse cuenta: la verdad es que si...con lo cual, el partido de hoy ha sido muy disputado....¡Jesús!
O si fuera un actor que recientemente ha dejado los escenarios y las guitarras para convertirse en "de Niro" (que nadie piense que lo digo por el chaval ese de "yo soy la juani") y le preguntaran: La gente dice que tu, de actor, nada de nada...¿crees que tienen razón?
Pues tan pancho, también contestaría: la verdad es que si, con lo cual...la película ha quedado muy bien. ¡Por dios! Seguro que no se lo espera, y con el ruido y eso...
¡Que mundo este, de muletillas, bastones, y copias....de todo!
Como diría un flamenco (de los nuestros, no de los paises bajos) si se habla por derecho, no hace falta bastón. He dicho.

martes, 6 de marzo de 2007

¿Urgencias??????



No tiene nada que ver con una curiosa forma de expresión, propiamente dicha; pero sí, con lo "curioso" del caso, si es que se le puede llamar de esta manera.
Y ya les puedo decir yo, que este caso resulta completamente extaordinario -cuando no desastroso, y en la forma más aberrante que se pueda imaginar- por la desidia en una atención de urgencias. No se puede menospreciar más, y de una forma más explícita (en lo que a denigrante se refiere) a un paciente que necesita atención domiciliaria por una urgencia de salud.
No existe una manera más clara de demostrar lo poco que importa, quien, con sus aportaciones, de toda una vida de sacrificio y trabajo, hace posible que existan las compañías privadas de seguros médicos.
No se le puede decir más claro, a alguien, aquello de: "francamente, querida....me importa un bledo"...que tan puntualmente y en clave del excelente humor que atesoraban, pusieron nuestros incomparables MARTES Y TRECE, en la boca del capitán Batler (Clarck Gable) cuando se despide de su incorregible, egoista, orgullosa, ambiciosa y caprichosa -y sin embargo amadísima- Escarlata O'hara, en la grandiosa obra de Lo que el viento se llevó. Cuya frase original, aún diciendo lo mismo, era algo más considerada: "Francamente, querida...no me importa".
Eso es lo que te dicen, cuando llamas al servicio de urgencias de una Compañía de Seguros, cuyo nombre no voy a publicar pues existe una demanda judicial. Eso sí, con una entrada del teléfono, en clave de grabación, de todas y cada una de las normas de "no se qué". O sea, que llamas a un número de urgencias y antes de nada, has de escuchar una cinta. ¡Increible!
Después, tratando de poner voz amable, cuando por fin la máquina deja paso al humano...te preguntan por los síntomas del paciente. ¡Inverosímil!
¿Quien es el médico....ellos, o el que llama desesperado, porque su anciana madre parece morirse? No creo que en ese estado de preocupación, el llamante, tenga muchas ganas de pararse a pensar que es lo que ha visto en el enfermo/a, cuando lo que desea es que venga un médico lo más rápido posible.
En el transcurso de toda esta perplejidad, cuando haciendo de tripas corazón y tratando de ser educado, les dices lo que opinas de tales síntomas -que entre otras cosas no tienes pajolera idea de medicina- te "avisan" del tiempo aproximado de la visita "El tiempo estimativo de la visita, está establecido en -más/menos- dos horas". ¡Insostenible!
El colmo es, cuando después de una hora larga, vuelves a llamar, y te pasan con otro doctor (siempre después de escuchar la cinta de marras) para que vuelvas a explicar los síntomas. ¡Doloroso!
Y no se vayan, que aún hay más: Al cabo de dos horas y cuarenta minutos, recibes la llamada del susodicho doctor de ¿urgencias?????? que te pregunta como llegar a tu domicilio.....¡¡¡PERVERSO!!!
El máximo de cualquier menosprecio que pueda existir de aseguradora a asegurado, ocurre al reconocer al citado galeno, por su voz y peculiar acento cubano, y concluir con el mismo, que había estado en este domicilio en otra ocasión anterior, como un año o algo así. Pero sigue con idéntica cantinela de la vez pasada, que fueron otras tres o cuatro horas de espera: "no soy de aquí, y no conozco las rutas"...."además, estoy yo solo para toda la ciudad y alrededores". ¡¡¡Inmoral!!!!
Y ya, lo que da lugar a que se efectúe la denuncia en el juzgado de guardia, es, que luego de dicha conversación telefónica con el esperadísimo doctor (que confiesa estar saliendo de una localidad que dista de ésta como diez minutos en coche) se le llama a su móvil que ha quedado reflejado en nuestro teléfono, porque hace como una hora de la citada conversación, y del doctor, nada de nada....¿habría sufrido un percance? ¡¡¡Amargo!!!
Después de esta última llamada -ya pasadas tres horas y cincuenta minutos- aparece, alegando que había tenido que recurrir a la policía local, para que le acompañasen hasta la puerta. ¡¡MENTIRA!!!
Juzguen ustedes mismos. A quien me solicite el nombre de la compañía, privadamente, tendré mucho gusto en dárselo.

lunes, 12 de febrero de 2007

PERSONAS ANÓNIMAS...?



¿Quienes o que son, personas "anónimas"?
Repetidamente en cualquier medio se oye este término, para referirse a quienes no son famosos. Cuando algún periodista o comunicador, quiere hablar de alguien que no está todos los días en la pantalla, o en los periódicos, sueltan la palabrita o la frase "una persona anónima"...¡Que curioso!
Pues ahí va, señores de la prensa, radio y televisión: Anónimo, es una palabra que se refiere claramente, clarísimamente diría yo, a algo que carece de nombre. Pero no, porque sea una desgracia o desastre, o algo que no tiene comparación a nada anterior, y no se pueda ni nombrar; sino, porque efectivamente no tiene nombre. Una obra de arte, un escrito, un poema, una partitura musical...etc., que no haya sido firmado por un autor, que por supuesto, tampoco carecerá de nombre.
Jamás, debe ligarse a una persona. A menos que no tenga partida de nacimiento, ni nombre por el que conocerle.
A mi, personalmente, me molestaría mucho -y seguro que a ustedes, que se las dan de comunicadores de élite- que me trataran de anónimo, por el simple hecho de no salir en la tele. Tengo un carnet de identidad, que pone muy clarito el nombre con el que todo el mundo me conoce. Todo el mundo, que quizá tampoco salga en las noticias. Toda la gente de mi barrio que comparte conmigo ciertas cosas. Todos aquellos a los que pueda deber dinero -pregúntenle a ellos si soy anónimo...jejeje- y todas las personas de mi entorno, más o menos amplio. ¿Ustedes no, señores periodistas?
A los que no salen en los boletines de noticias de la tele, que trabajan en medios que no muestran sus caras, como periódicos o radio: ¿no tienen ustedes tendero que les venda el pan?...¿nunca dejaron por ahí una cuentecilla con el "perdone, don Jacinto, que no me he traido dinero...mañana se lo pago"? Pues pregúntenle a ellos, si ustedes son anónimos.
Entonces de igual manera, el resto de los mortales que, o están bautizados, o alguien cuando nacieron dijo: "se va a llamar Pepito"
Asi que....ya saben...¿anónimo=a no salir en la tele? ¡Venga ya!

sábado, 20 de enero de 2007

¡No quería...!!!

¡Hola a todos!
Es cierto; no quería hablar de política aquí. ¡Pero...!!! dadas las circunstancias no me queda más remedio. Es como seguir un impulso que hace un montón de años pulula por mis recónditos entresijos (léase "entrañas"...jejeje)
Algo de ello explico en la introducción de mi libro . Allí se recogen verdaderos testimonios -pues lo vi con mis propios ojos- de lo que ocurría en años recientemente pasados, cuando el pais estaba regido por una dictadura. Y, como el personal parece tener muy poca memoria histórica -excepto para encontrar cacas- me propongo desempolvar aquí algunas cositas. Entresacar algún legajo que otro, del montonazo que subyace en la historia contemporánea, dejado ya en medio de telarañas por unos, y manoseado por los que plantan sus dedos buscando esas cacas a las que hacíamos referencia.
Parece mentira, que nadie quiera caer en la cuenta del "todo está atado, y bien atado"...¿quien lo dijo?
Bueno; analicemos la cuestión de esta dichosa frasecita heredada de la historia ancestral (no consigo recordar ahora a quien se le atribuye) que recientemente se adjudicó Francisco Franco, el que fue dictador de España durante unos cuantos años. Llamemos a las cosas por su nombre, y dejemos claro todo lo que significó en ese momento la cantinela todo está atado y bien atado. Por supuesto, sin dejar en desperdicio lo que aún, sigue significando.
Para que? Pues, desde mi humilde lugar en este mundo -tengo muy claro que somos de un pasaje rapidísimo, o sea, que nos vamos antes de enterarnos- se genera la siguiente opinión, desarrollada de algunas preguntas que me hago:
¿Quien puso a un Monarca, cuando antes del llamado "movimiento nacional" no existía? Según tengo entendido, antes de la segunda república, fue cuando salieron corriendo para evitar males mayores. (A la familia real, me refiero)
Y solo, sencillamente partiendo de esa pregunta, ya vienen las demás como caidas del cielo.
De modo que, se autonombró tutor de un futuro Rey. De modo, que quiso que ese Rey, llegase a ser el máximo mandatario de todos los españoles.
Para ello, se saltó a la torera el orden de la dinastía. O, lo que es igual, envió al legítimo sucesor de la casa de Borbón, a tomar por.....vacaciones pagadas en Estoril, algo larguitas. Y le puso como contrapartida, lo que ya sabemos del niño: "a tu hijo lo haré rey...pero tu, ya te estás largando si no quieres que....!!!" (supongo)
Y ahora, sí, me pregunto...¿eso era para seguir con una dictadura? No; sinceramente creo que no. Era dictador, no estúpido ni corto de ideas. Porque hay que ver el orden cronológico, y esta decisión la había tomado antes de saltar por los aires el supuesto sucesor en la dictadura, Carrero Blanco.
Ya tenemos un poquito claro, una de las cosas que dejó ATADAS.
Otra de ellas, fue la consiguiente democracia que tendría que caer, pues una monarquía por si misma, venida de una dictadura...¿a donde llegaría? Eso, o que Juan Carlos no se vio con la fuerza suficiente para gobernar al estilo rey de bastos, cosa que tampoco creo. (Tuve la oportunidad de estar muy cerca de él, cuando aún era Príncipe, y no tiene un solo atisbo de cortedad de inteligencia...tampoco de falta de c....ya sabemos lo que quiero decir)
Una vez transferidos los poderes y demás zarandajas protocolarias y políticas, pasando por una transición ejemplar como pocas, se llega a la tan ansiada democracia. Y ahora, viene lo bueno:
¡¡Seguimos exactamente igual que con él!!. Ese máximo exponente del dedo caprichoso, que durante cuarenta años nos tuvo con las bocas para decir poco más que "voy a Torremolinos...¿te vienes?". Ese, que dijo que todo quedaba atado y bien atado...para demostrarnos al final, que lo único que quería era vernos a todos bien jodidos.
Porque no me vayan a decir, que no se han cambiado en la tele los toros -no el fútbol- y Noche del Sábado y Gran Parada, por esperpentos de circos mediáticos, para distraer al españolito de a pié. Que no se han cambiado a Franz Johan y Gustavo Ré, o, al Capitán tan y Valentina, por otros personajes mucho más apayasados, sin nada que comunicar ni valores artísticos, y que ojalá, fueran payasos de verdad. Cuando no, los "sssuper ssssuper programassss" que se dedican a airear los calzoncillos y braguitas de los que ¡sí! están en el candelero por méritos propios. Que eso es muy interesante para adquirir cultura...¿a que sí?
No me digan, que el criterio común medio-nacional ha mejorado, pues los insultos y las descalificaciones -términos a los que podemos llamar productos del radicalismo, totalitarismo, y todos los "ismos" que se quieran añadir- están constantes en cualquier campaña de elecciones. Añadidas corruptelas, de las que aún hace muy poco se decía, provenían de los regímenes dictatoriales. Sambenitos que se le adjudicaban a unos, y que han hecho suyos aquellos que antes los criticaban. Ahora si, hay muchos más mangando, como vulgarmente se dice. En eso hemos mejorado muchísimo, en serio.
Pues si; tenemos rey y reina. Y ya, casi el futuro de la casa real eternizado... y una buena democracia... donde las dos fuerzas políticas mayoritarias, solo hacen intentar salir más guapos en la foto que el oponente. Además de establecer una política de crispación, que a nada nos lleva. Sin ser capaces de colocar a las minorías en sus respectivos escaños, para voz, y por supuesto sin voto. Pues aunque tengan el derecho a votar, que lo tienen, nunca pueden mangonear con esos votos a las fuerzas mayoritarias.
Claro que, para ser demócratas del todo, ya, se inventan los acuerdos tri, cuatri, y hasta cinqui-partitos si hacen falta. El caso es gobernar como sea, aunque se le instalen granos en el culo a la mayoría de todo un pueblo soberano.
Tenemos un bonito pais, bastante más mejorado, debido al avance general de Europa...donde nos metieron unos, que voceaban en sus mítines electorales OTAN NO... ¡Je, que curioso! Luego entramos por la puerta de atrás, con los pantalones bajados y el culito en pompa, cuando éstos mismos habían -por fín- llegado a gobernar.
Otros, que además de Otan-No en los mítines, hablaban de la corrupción que había implantado el dictador, para luego, cuando el vicepresidente del gobierno de la nación tuvo un hermanísimo colocado ¡y bien colocado! en un gobierno autonómico, y llevándose hasta los grifos de los lavabos a su casa, no tuvo la vergüenza torera de dimitir, siquiera. El mismo que se hartó de criticar los despilfarros de Franco -en todo su derecho de crítica, por supuesto- y fletaba un avión Mystere de Madrid a Sevilla, para pasar el fin de semana. Avión, que un flete de este trayecto, salía allá por el milloncejo de pesetas más o menos.
Y ahí, también me pregunto: ¿Eso es democracia...hacer ahora nosotros, lo que hacían en la dictadura?
Y...seguimos teniendo nuestro denominador común de "quijotes", que ya lo dijo el bueno de Cervantes en esa inconmensurable obra, para demostrarle al mundo entero, que somos los únicos que negociamos con asesinos, inconfesos, inconvictos, y nunca arrepentidos.
Que si el Papa estuviera en Madrid, en vez de en Roma, iríamos todos los días a misa.
Que, si hay que ser demócratas, ahora se pone a una compañía entera de la Guardia Civil delante de unos terroristas, para que digan ellos (pobrecitos) quien de los guardias les ha pegado. ¡Olé la democracia, bien entendida!
¡Si señor! Lo dejó usté, todo atao, y bien atao....si usté voloviera, seguro que se despelotaría de la risa.
Una patadita allí, igual que el pobre de Micky Mouse según la foto, era lo que se merecía más de uno, a ver si así se acordaba de lo que acaba de pasar y está pasando, en lugar de pretender escarbar en viejas heridas, que, durante la transición, ya quedaron bien selladas por todos nosotros. Y digo todos, porque fue la madurez del pueblo la que nos llevó hasta la democracia. Un poquito de respeto para la plebe, que ya es hora.

lunes, 1 de enero de 2007

¿Éxito de la policía...?

Acabó el año y comienza el 2007. Pero, recuperando algo que nos dejó el que termina, el dia 29/12/06, se publicó esta noticia: "Los delitos en el centro han descendido con las obras". También en un periódico de esos pequeñitos
Hasta ahí, todo de lo más normal y corriente. Incluso verídico, que diría el bueno de Paco Gandía. (Ay, si levantara la cabeza)
Sin embargo, si nos remitimos al titular que la recoge, Éxito de la policía nacional , eso ya, es harina de otro panadero.
Y no es difícil pensar por qué: ¿Se imaginan a un caco, corriendo después de un "tirón", por estos lugares? ¿Cuántas posibilidades tendría?
La consabida moto que le esperase (ya saben, el compinche que siempre espera al tironero de turno en una moto de esas que hacen mucho ruido) habría de ser una "todoterreno". Por lo menos. Y las escasísimas probabilidades de fuga estarían tan evidentes, que hasta un marciano podría verlas. (Desde Marte por supuesto)
No hay chorizo que se precie, que se le ocurra ir a mangar a un sitio, como el centro de Sevilla (que está de pena desde hace muuuuuucho tiempo) para que le cojan a la vuelta de la primera esquina. No, señores y señoras, no.
De modo que, según yo creo, no se debe solo al éxito de la policia nacional. Claro que en el transcurso de la redacción de dicha noticia, hablan de todo en conjunto. Pero...¡ay, los titulares!
Una vez más, se demuestra que en este querido país nuestro -los demás no lo sé, y aunque lo supiera me interesa más el mío- que el concepto de interés, principalísimo interés, se llama sensacionalismo. Vender noticias, sea cual sea el resultado.
Pues, queridísimos reporteros/as, se pueden vender las noticias, sin desvirtuar el trasfondo de las mismas.
A quien le interesen los resultados del operativo policial, no creo que esté muy de acuerdo con que le adjudiquen este éxito. No es cierto, ni siquiera ajustado. Es, simplemente aleatorio.
Y, sin quitar ningún mérito a la poli, que ya tiene el suyo.
No se debe a la policía nacional, sinó al extendido sentido de la supervivencia de los rateros que pululan por nuestra geografía.
Otro día, les contaré por qué.