miércoles, 3 de diciembre de 2008

La poesía también es, una curiosa expresión...

La poesía es una forma de expresión, curiosa en cualquier caso.
Por lo tanto cabe aquí, aparte que es una de mis debilidades, aunque no me prodigo en ella como me gustaría.
Les brindo una de mi "Antología de un poeta aficionado"
Esta es una poesía inspirada en el dolor de una mujer, que un día fue feliz....

Flores cortadas
Era una mañana muy temprano, que se iba,
y no sabía por qué.
Mientras los pájaros piando, se entonaban,
aún en perezosa algarabía.
Caminando bien tranquila hacia la vida,
que orgullosa se empeñaba,
en descubrir aquel cielo.
Y mirando hacia arriba vio,
las mínimas estrellas resistiendo apasionadas
a ser desvanecidas por el sol.
La claridad terminaría de una vez,
imponiéndose a las cumbres dibujadas.
Se acabaría en perfilar un horizonte...
¡Solo importaba la luz...!
¿Lo de atrás?... era el pasado...
...¡Y un resplandor el presente!
Al regalo muy cercano… -sin importar distancias-
allí condujo sus pasos...
seguros y sin cansancio, uno a uno y despacito...

¿A dónde iba...? ¡Yo que sé!
Pensaba que en su recuerdo... -alguna vez-
le había gustado ser flor.
Recordando que pensaba... ¿era antes, o después?...
le había gustado ser madre.
Y asustada en su memoria -se asustó-... que le dejó de gustar.
Primero lo de la flor,
y luego... ¡vaya por dios! haber parido y ser madre.
Y pensaba…¿a dónde iba...? ...y la idéntica respuesta: ¡yo que sé!

Porque, sí, le había encantado ser una flor que se abría...
Y, mucho -aunque dolido- dar una luz a la vida...
Pero miedo... ¡¡¡mucho miedo!!!... vino a traer a sus ojos,
la mano que la cortó...
...aquella flor que vivía
Aquella mano que un día, se presentó como amiga...
que le ayudó con la flor...
y también le ayudó a la vida...
La mano que se volvió, al revés de conocida...
La que era muy suave... firme, dulce y cariñosa...
que luego se convirtió ¡¡¡en una mano horrorosa!!!

Una mano que dolía…un puño que se apretaba.
Una voz que ya no hablaba…aquella voz que gruñía
Un sinsentido de amor…
Sin conseguir que un solo día -ni siquiera por un día-
volviese a lucir la flor.

Y siempre se preguntaba: ¿Por qué?...
...¡No sabía...! ¡...No lo sé!
Y seguía caminando... y sin conocer respuesta,
se seguía preguntando...
y sin saber dónde iba... ¡yo que sé...!
¡Solo se iba alejando... !

3 comentarios:

estrellita dijo...

La poesia es maravillosa,estupenda me ha llegado hasta el corazon .
No dejes nunca de escribirlas, lo que mas me gusta son las poesia y tu seve que lo haces de maravilla .
Un saludo T.R.

El Capitán Ciego del Tiempo dijo...

Hola Julio!

Gracias por tu visita y por tu comentario, que muy a pesar mio se desizo, a causa de que he tenido problemas con la configuracion de la pagina, que tube que desacer para volver a montar...Lo siento!

Te dejo una de msi poesias.

"Dados sin ley"

Mis zapatos son de corazón ardiente,
espejos de una ciudad sin ley,
caballos salvajes para una canción imposible,
en el rió secreto de los hombres volcán.

Yo no escogí los dados de la fortuna eterna,
la sangre alterada del sentimiento impuesto,
la llama imprudente del alfabeto y el sueño,
que me llego como crucifijo de una sagrada antorcha.



Saludos!

lucia dijo...

Muy buena la poesia!!me encato!!
un abrazo
lucia