miércoles, 21 de enero de 2009

Lado vacío....lado lleno

Una curiosidad del poeta...un pensamiento
El lugar que escondes muy bien hasta encontrar aquello que otorga la plenitud; el rinconcito de tu corazón, que defiendes a capa y espada, para que no lo penetre un sentimiento equivocado.
Ese sitio, que guardas como un cofre, donde nada te puede hacer daño; donde todo lo que ves es de colores, cuando llega la persona amada.
Esa personita que te hace reir, que hace que tu corazón se mueva más aprisa; que al verla, todos tus sentidos se agudizan....
...y dices...ya encontré mi lado lleno.
Nunca esperas que se agote; jamás, te puedes imaginar que aquello acabe. Si acaso piensas que a tu lado lleno, a esa persona que lo está llenando, pueda ocurrirle algo, te sientes morir. No imaginas, como puede ser la vida sin tenerla. Darías la mitad de tu cuerpo, porque siempre estuviese feliz y sonriente.
Muchas veces te sientes frustrado, cuando ves que su semblante se ciñe. Quisieras penetrar en su mente, y adivinar que la acongoja. Quisieras tener una varita mágica, para que su ceño nunca se frunciera. Aunque te sientes el ser más rico del mundo, te ahoga la falta de poder.
El poder que haría posible todo eso que quieres darle. El poder, para evitar cualquier daño que le pase. El poder que te concede la mejor vida para ella. El poder, en definitiva, que solo tienen los dioses.
Porque es tu dios, y tu quieres ser el suyo.
Y mueres.... mueres cuando llega el vacío. Mueres a borbotones, cuando se escapa de tu mano. Falleces en cuerpo y alma, pues tu cuerpo se vuelve corcho, y tu alma ya no se encuentra.
No hay peor forma de morir, que estar de pie y estar muerto.
Y dices.... este es el vacío.
Ya no hay lado, todo, es desierto.
Y lloras...lágrimas que no te duelen, porque más dolor es imposible.

15 comentarios:

decisiones para la vida dijo...

Amigo querido, te dejé un regalito en mi casita.

Muchos abrazos,

Mona

decisiones para la vida dijo...

Querido Amigo:

Ahora sí te comento sobre tu post. Tan ciertas son tus palabras, que te diría que es el dolor más potente, después del de parir, que te carcome por dentro y por fuera, es un dolor físico, un desgarro inexplicable. La dopamina que nos mantiene enamorados dura 18 meses, como máximo, por lo que se torna indispensable trabajar en la relación, más allá del tema sexual, porque el tiempo corre contra nosotros, es absolutamente necesario darle un sentido más allá de lo físico, es muy difícil pero para que ese dolor no llegue nunca, hay que intentar darle otro tono a la relación.

Un abrazo grande,

Mona

Alatriste dijo...

Esto sí que es prosa poética de la buena. Je, je, je. Ponerle letra a los sentimientos. Me encanta. Interesantes reflexiones las tuyas, amigo. Gracias por tus consejos en mi desván. Eres un crack. Hasta pronto.

CAT dijo...

MMM tal vez si me para de cabeza encuentre mi lado lleno, mmm o tal vez si me trepo en el volantín del parque a dar vueltas, si tal vez la fuerza centrífuga haga que la menos sienta el corazón medio lleno :)

Prometo tener más cuidado con los diablos.

Saludines.

Oscar García dijo...

Estupenda forma de describir el vacío de estar vacío, porque cuando la parte que nos llena se va, nos quedamos en nada.
Un saludo compañero.

hatoros dijo...

Coño, lo siento por tí, amigo.
Pero tienes que seguir escribiendo.
Seguro.Siempre te lo decía.

Castrodorrey dijo...

Como el subtítulo indica, es una reflexión del poeta. Ya sabemos que la poesía se nutre del entorno. De experiencias vividas o imaginadas. No, necesariamente, todo lo que se plasma tiene que ser real.
Todo lo contrario...hay que tratar a la irrealidad, para encontrar algo de sosiego en lo que se vive, o se puede llegar a vivir.
Ni la poesía es solo verso, ni el verso tiene porque acabar en rima.
Sin embargo, los pensamientos salen de la mente, que es quien viaja a mundos extraños, o no tanto, para contar lo que se puede ver, sentir, disfrutar o padecer, independientemente de lo verídico.
Esa es el alma del poeta, donde se puede encontrar un lado vacío...y un lado lleno.
Un abrazo a todos...o no...un saludo para todos, o quien sabe...pero la realidad, es que os quiero sin tapujos, queridos visitantes.

Mélody dijo...

Antes de que se me olvide, que con las veinte cosas que llevo en la cabeza, soy capaz de extraviarlas: "xD" viene a ser un sinónimo de "jajaja". Si te fijas (¿puedo tutearte?), la "x" parecen unos ojos cerrados y la "D" una boca sonriente. Pues eso, tonterías que se adoptan del Messengercito, el caso es escribir cuanto menos, mejor. Creo que no debería usarlo pero a veces se me queda pequeña la onomatopeya.
Te agradezco mucho tu comentario, pero lo celebro especialmente por ser la voz de la experiencia. Me extraña saber que los adolescentes sigan siendo igual que antes, pero claro, es inevitable que a esta edad cuando no hay apenas de qué preocuparse, pensemos en “nuestros importantísimos problemas de acné y novietes”. No sé si he superado la adolescencia, ya que aún me quedan unos años (físicamente), pero quizás mentalmente ya no sea así. No he sido el prototipo de adolescente de hoy, porque al no vivir cerca de mis “amigas”, se me ha hecho casi imposible integrarme y, como dice mi madre, la soledad da madurez. Creo que es eso. El caso es que me alegro de que así fuera, aunque me falte desarrollar mi carácter social, pero todo se verá.
A pesar del gran cambio en los grupos musicales (últimamente la única “música” que escucho a mi alrededor está hecha de… no sé, de ritmos estridentes y desagradables), los Beatles son algo que nunca pasa de moda y, si llega a la vida de una persona en un momento oportuno, pueden enamorarl@. Yo siempre digo que hay dos tipos de personas: los que los aman y los que los odian, es como si no hubiera término medio.
Bella reflexión, y lo que transmite… me siento ciertamente identificada, porque ese dolor le llega a todos en un momento dado (y la felicidad también, claro está). Pero creo que no es proporcional el dolor a la felicidad… uno es mayor que otro.
Solo me resta desearte que pases un buen fin de semana, así como el resto del tiempo de aquí a que volvamos a leernos y un saludo.

Buen piper dijo...

Me he perdido de varios escritos pero ya me pongo al corriente.Interesantes puntos salen a relucir en este breve pero emotivo post.Cuantas veces me he visto sin ese poder para resolver mis aflicciones...

Un abrazo y seguiré un rato por aquí leyendote

Castrodorrey dijo...

¡Pues claro que puedes tutearme, Melody!
Ya quedo enterado de xD. jajaja....lo que pasa que yo prefiero el jajaja...jeje No importa, está bien. Ahora ya no me resultará extraño.
Pues me encanta tu forma de reflexionar. Se ve que si, que mentalmente ya has superado la adolescencia, no lo dudes. Lo que ocurre que en el mundo de los adultos, sobre todo los que te rodean, no suelen admitir una mente superior al soporte. Me explico: si tienes catorce, tienes que tener catorce por pelotas, para todo. "No se puede pensar como treinta"...jejeje...asi es, por desgracia introducida. Pero hay que pasar de eso, y seguir amueblando la azotea.
Y, a la frase que me dices de dos clases de personas, a mi se me ocurre una de una peli, muy, muy antigua, y no por eso mala -ya lo sabes- que pronunciaba con su característica voz, ronca y grave, Lee Marvin en su papel de Ben Ramson en "La leyenda de la ciudad sin nombre". En el éxodo masivo una vez destruida la ciudad, o casi, observandolo al lado de un puente, otro de los personajes reflexionaba: Ben, creo que en el mundo hay dos clases de personas: Los que se van, y los que se quedan.
A lo que el protagonista, con aquella expresión tan suya, respondió: Pues yo creo, que hay dos clases de personas, los que van a algún sitio, y los que no van a ninguna parte.
jejeje...tiene lo suyo esta filosofía....
Te saludo, querida amiga

Soledad Sánchez M. dijo...

"No hay peor forma de morir, que estar de pie y estar muerto"

Tu post me ha hecho parar un poco, reflexionar. Es cierto: qué miedo nos da la pérdida del que amamos, y qué vacío tan inmenso cuando se parte el alma.

Tu prosa es también poesía y sentimiento.

Un beso.

Soledad.

Mélody dijo...

Buen diálogo ese, me da que pensar jajaja. Tienes mucha razón con lo que dices, y el caso es que hasta que no me empiecen a considerar una persona "mayor", van a dejarme hablar de según que temas. Pero no por eso voy a dejar de pensar en ellos, ¡y de protestar! Un abrazo

Castrodorrey dijo...

Gracias por tu comentario, Soledad. Un gusto recibirte en esta, tu casa.

hatoros dijo...

.Gracias por escribir.
A mí los únicos fantasmas que me persiguen, son los fantasmas vivos.
Cuando muera o mueran, porque son muchos, dejaran de hacerlo.
Eso me lo dijo muy borracho y llorando, mientras se agarraba a mi hombro, para no caerse.
Entiendo,amigo, le dije y le lleve a su casa.

Diego dijo...

Lamentablemente todos sentimos ese vacío en algún momento de la vida. Tú lo describes muy bien: "Mueres a borbotones..."
Un gusto descubrirte. Un abrazo.