miércoles, 3 de diciembre de 2008

Resumen del año 2008, por desgracia...

Por desgracia siguen los soldados muriendo...
...por desgracia los políticos siguen mintiendo.
Pero no seamos pesimistas, que el discurso no para de ofrecer. ¿Las crisis...? ¡eso no es nada!
Idéntica expresión de un camarero simpático, que al pasar la cuenta dice: ¿El pan...? ¡el pan no se lo cobramos!
Pues con la misma solicitud, que no sentido, los políticos continúan su verborrea, retórica y amarillenta. Y nadie hace nada.
¡¡¡Seremos idiotas!!!
Está bien el disfrutar e intentar tener mejores coches que el de enfrente. O, encasquetarse abrigo y bufanda, e ir de compras en navidad. Todo eso está perfecto. Pero...
Sería más loable que el ser humano, en fin, destacase más sus cualidades que sus gregarismos, xenofobias, idioteces costumbristas y bajas pretensiones.
Que los dirigentes sean responsables de sus actos al frente de los gobiernos, de todas, todas, y que no se sacudan el polvo mirando hacia otro lado.
Pues las normas están para cumplirlas; los derechos son de todos, y la libertad, la que permiten las ajenas.
Sin olvidar que las promesas son futuro, y éste, es siempre imprevisible e incierto. Las disensiones sobre el pasado, es historia, y por lo tanto no ayudan a vivir en paz.
El presente, que es solo la vida, es el que debe preocuparnos, y ponerle cascabeles a los gatos. O mojarse el culo, como expresión más coloquial, en lugar de defender a los de igual ideario, cueste lo que cueste.
Hemos cambiado poco, respecto a lo interno. Cuando se llevaba ir a misa todos los domingos, no faltaba nadie que golpease su pecho. Al salir, falsos apretones de mano, y saludos de soslayo a los padres del compañero de colegio del niño. Comentarios bajitos, de ¡vaya como huele la colonia que lleva!! mientras con una sonrisa de anuncio de crema dental, se miraba hacia el/la susodicho/a dama o caballero.
Igual de hipócritas que éstos, somos todos el día de hoy, que, porque los políticos que gobiernan son "de los nuestros" nunca le pedimos que tengan vergüenza, y que dejen de ofrecer y comiencen a HACER, cosas de verdad.
Este es mi resumen, jeje...en tinte político se entiende. Personalmente, intento ser feliz y mejor todos los días.
AtrápaloVotarVer otros participantes

La poesía también es, una curiosa expresión...

La poesía es una forma de expresión, curiosa en cualquier caso.
Por lo tanto cabe aquí, aparte que es una de mis debilidades, aunque no me prodigo en ella como me gustaría.
Les brindo una de mi "Antología de un poeta aficionado"
Esta es una poesía inspirada en el dolor de una mujer, que un día fue feliz....

Flores cortadas
Era una mañana muy temprano, que se iba,
y no sabía por qué.
Mientras los pájaros piando, se entonaban,
aún en perezosa algarabía.
Caminando bien tranquila hacia la vida,
que orgullosa se empeñaba,
en descubrir aquel cielo.
Y mirando hacia arriba vio,
las mínimas estrellas resistiendo apasionadas
a ser desvanecidas por el sol.
La claridad terminaría de una vez,
imponiéndose a las cumbres dibujadas.
Se acabaría en perfilar un horizonte...
¡Solo importaba la luz...!
¿Lo de atrás?... era el pasado...
...¡Y un resplandor el presente!
Al regalo muy cercano… -sin importar distancias-
allí condujo sus pasos...
seguros y sin cansancio, uno a uno y despacito...

¿A dónde iba...? ¡Yo que sé!
Pensaba que en su recuerdo... -alguna vez-
le había gustado ser flor.
Recordando que pensaba... ¿era antes, o después?...
le había gustado ser madre.
Y asustada en su memoria -se asustó-... que le dejó de gustar.
Primero lo de la flor,
y luego... ¡vaya por dios! haber parido y ser madre.
Y pensaba…¿a dónde iba...? ...y la idéntica respuesta: ¡yo que sé!

Porque, sí, le había encantado ser una flor que se abría...
Y, mucho -aunque dolido- dar una luz a la vida...
Pero miedo... ¡¡¡mucho miedo!!!... vino a traer a sus ojos,
la mano que la cortó...
...aquella flor que vivía
Aquella mano que un día, se presentó como amiga...
que le ayudó con la flor...
y también le ayudó a la vida...
La mano que se volvió, al revés de conocida...
La que era muy suave... firme, dulce y cariñosa...
que luego se convirtió ¡¡¡en una mano horrorosa!!!

Una mano que dolía…un puño que se apretaba.
Una voz que ya no hablaba…aquella voz que gruñía
Un sinsentido de amor…
Sin conseguir que un solo día -ni siquiera por un día-
volviese a lucir la flor.

Y siempre se preguntaba: ¿Por qué?...
...¡No sabía...! ¡...No lo sé!
Y seguía caminando... y sin conocer respuesta,
se seguía preguntando...
y sin saber dónde iba... ¡yo que sé...!
¡Solo se iba alejando... !