jueves, 11 de diciembre de 2008

Un año un post, Babel y yo

Primero de nada, explicar el motivo de este post, y deciros que más abajo tenéis el que presento en el concurso. Por si alguien, alguno, alguna, o demás compañeros mártires de las letras, quiere echarle un vistazo.
Así se me queda la cara cuando pienso en la Torre de Babel. ¿Fea, verdad?
Y es que el tema tiene narices.
Vueltas y más vueltas por blogs de aquí y de allá; por los escritos que se presentan al concurso, y por los comentarios que se van dejando de unos a otros, para descubrir de nuevo a babel.
Conclusiones que extraigo de lo que veo, leo e imagino, que ni el más pintado se entiende por aquí. Y no, porque se hablen distintos idiomas, no. Solo porque lo que se habla, se escribe y se pretende contar, no tiene visos de comunicación entendible.
Primero veo algunos post, que bien pudieran ser copiados de ¡¡sabe dios que textos!! de novelas viejas y empolvadas al estilo Marlene Dietrich. Pero no aquella que todos veíamos en las pelis de blanco y negro, vistosa, elegante y con cierto aire de "mujer fatal"...sino una Marlene ajada, vetusta y desgastada de pasar la cinta una y otra vez, infinidad de años. Así se quedaría su maquillaje, que antes era de muñeca de plástico, para convertirse en trapo después de una noche loca de los años 30.
Luego, puedo leer otros que ni siquiera concursan, que, sin el más mínimo recato, se atreven a surfear de un blog a otro, ofreciendo sus sitios patéticos, de no se qué traumas psicológicos.
Y otros que votan al más guapo, que eso, al menos tiene gracia.
Pero en la cuenta que caigo, me viene a la vista el dia 8 de los corrientes, con ocasión de salir a comer con mi queridísima novia -una maravillosa criatura, pero ya os lo contaré otro día- por esta hermosa Sevilla, también de mis amores.
Y surge al pasar por una acera, y ver un locutorio de esos que abundan ahora. O ciber-espacio, o ciber-café...me da lo mismo. Todos sabemos lo que es.
¡Ahí está la madre del cordero!! -me dije, y le comenté a ella- ya entiendo como algunos pueden llegar a tener votos por un tubo.
Pues otra explicación no existe, para ciertos escritos que rulan por la red. O es que tienen montón de amiguetes/as.
Algunos no portan la más pajolera de las constantes que, quien intenta ganarse la vida escribiendo, sabe que existen. Otros, están tan vacíos, que una mosca podría patinar en ellos. Por no hablar de los estrambóticos visitantes, blogueros de pro, que tampoco tienen la más mínima idea de utilizar las letras. O sea, de escribir.
Claro está, como el sol que alumbra, que no todos, tienen que presentar un digno contenido. Pueden ser personales para quitarse penas y miserias, traumas, o simplemente insociables. Pero sería mejor no mezclar las churras con las merinas.
Ahora, que nadie empiece a lanzar comentarios bobos y absurdos, que ellos deben saber quienes son. Los buenos, y los pésimos escritores. Ambos lo saben.
Y aquellos a los que le he comentado, también saben lo que pienso al respecto de sus artículos, post, ecritos, o concursos de un año un post.
Es hora de reflexionar, amigos y amigas... y la mejor reflexión es un VOTO...jeje...de modo que pasa a la entrada de más abajo, y cumple la misión...gracias