domingo, 29 de marzo de 2009

El amor por Internet, Capítulo 3º



Pincha en el osito, y verás como te saluda... jeje


Capítulo 3º.-

...Un pellizco, que hasta le hacía ver la letra como si fuera la suya, en lugar de unos signos sin vida, cuando menos alejados del sentido físico, del editor de texto habitual.
Pues ya que se perdió la “personalidad” de las letras, ahora que nadie escribe a puño y tintero, se le antojaba tremenda sensación, “ver” aquellas letritas suyas tan pequeñitas como pulgas, eso si, muy uniformadas y bien definidas.

Estaba alucinando? Después de una vida llena de sobresaltos, aún definidos en largos tiempos, en los que hubo de todo: amores, desamores, matrimonios, separaciones, divorcios… relaciones esporádicas, amantes, aventuras y desventuras… ¡ahora!... le llegaba esta sensación inmensa, completamente desconocida para él.
Y por supuesto, que ya estaba pensando en la forma de decírselo. Lo que empezaba a germinar en sus vísceras, no podía quedarlo en el olvido, y mucho menos sin decírselo a ella. Se sentía distinto, como volviendo a comenzar en la edad de mariposas en el cielo, sensaciones de alegría en todos los átomos del cuerpo, y flores hasta en las piedras. Y había que compartirlo.
Armado de valor, y no sin ciertos temores al rechazo, o al “¿pero a donde vas tu, so viejo verde?” se preparó para escribirle una carta, y contarle lo que le había conmovido de tal manera.
“No se como empezar. Pero tengo que armarme de valor, y seguir adelante.
Bueno; resulta, que, creo que… siento por ti algo muy especial. No se siquiera si esto tiene sentido; si nuestras edades se corresponden, o esto es una locura. No entiendo nada, pero me pasa.”
Así comenzaba la carta, que se copia aquí del original, incluido formato y texto.

Aún ahora, al volver al recuerdo, y buscar en sus archivos todas las cartas que se cruzaron, no puede evitar que aquellas sensaciones se disparen de nuevo. Era como tocar el cielo, sin necesidad de empinar ni un dedo. Era, lo mejor que nunca había experimentado o hubiese imaginado siquiera, que podría ocurrirle a él.
Estaba diciéndole a una chica, a miles de kilómetros de distancia, que se acababa de enamorar de una frase, de unas siglas en un Nick, de unas letritas que se le figuraban, en aquella carta que decía “Sevilla es rebonita”…
¡Que locura!

Pues no; de locura nada, porque a poco más de unas horas, recibió esta respuesta:
"Asunto: hola!
hola , no se que decirte solo que me siento muy feliz y siento lo mismo por ti , como podria no agradarme lo que dices, si esperaba tanto que lo dijeras , sabes hace un momento pense que todo era una ilusion que solo pasaba por mi cabeza..."

Ahora sí, que ya no cabía duda alguna. En ese momento, mientras leía la carta, volvieron a sonar los cohetes de cuando niño, allá en Galicia, vio una fiesta por primera vez. Los mismos fuegos artificiales de idénticos estampidos y colores, que cuando niño también, sintió el primer día que su madre le hizo unos pantalones largos. La vez que su padre volvió a casa, tras la primera ausencia que recordaba, en un viaje que duró semanas, y les traía tebeos y pulgarcitos, nada menos que de Madrid. También, su primer baño en el mar, allá por Tarragona, cuando disfrutó las primeras caracolas de salitre y espuma.

Todas sus mejores sensaciones, en toda la época de mejor pureza de su vida, vinieron al momento de leer aquel mensaje en su correo de internet. ¿Quién lo diría? ¿Que cambios, no podía dar la vida? ¿Cómo se podía conjugar, tanta técnica nunca soñada en su infancia y juventud, con aquellos torpes sobres amarillentos y sellados del correo postal?
Cuando en el colegio, porque todos los niños lo hacían, escribía notas a las chicas más guapas de la clase, y cartas de supuesto amor incomprendido, en aquellas cuartillas que “robaba” del escritorio de su padre. Que un día no se le ocurrió otra cosa, que meter una de estas misivas, aturdidas e ilusorias letras, en un sobre con membrete del hombre que le había dado el ser. Ahora, en este mismo momento, rememoraba el asombro, sino miedo, que sintió cuando su querido progenitor le mostró aquella carta: ¿Es tuyo esto? Le había preguntado…y si él, hubiese sido capaz de articular palabra, seguro que hubiera dicho esta frase: ¡¡tierraaaa...tráaaagame!!

Y sin solución venía a su memoria, aquellos años felices y de tanto amor de su familia, inocentes y sin altas pretensiones; de una vida que se solventaba siempre en déficit de cosas, y engrandeciendo las pequeñeces. Una vida, que siempre habría de añorar, en la falta ya, de dos seres muy queridos, que nunca le dieron un no por respuesta.
Sin duda, el mundo traía sorpresas. Muchas, muchas sorpresas.

Claro que, siendo un tanto objetivo, si no se le agrupasen todas las emociones, o quizá, si lo hubiese leído en algún sitio, terminaría por parecerle ilusorio. Pero le estaba pasando a él, y eso no tenía nada de ilusión. No era un crío, para no diferenciar entre lo real y lo imaginario.
No… aquello era real; en la distancia, mucha, mucha distancia, había una persona que sentía lo mismo, solo por el intercambio de unas frases, de unas fotografías, de unas letras en un texto por vía electrónica. Eso es realidad, no ilusión.

Mas tarde, solo unos meses más tarde, pudo corroborar lo real que había llegado a ser, y lo circunstancial, o el azar, que hizo que aquella criatura se conectase al billar de yahoo….precisamente aquella noche de noviembre. Aquella, y no otra…


martes, 24 de marzo de 2009

Al amor por internet....Capítulo 2º

Capítulo 2º
Mirando aquí y allá, porque nadie entraba en su mesa, encontró una cuyo nik decía nnn nnn…y aquello le cayó en gracia. Alguien que escribía como si estuviera tarareando una cancioncilla, le hizo pensar que era interesante. Y el pequeño avatar, decía que era una chica.
Hola: jugamos? –Preguntó en el chat
-Bueno- fue la respuesta escrita.
Eso fue todo el inicio de diálogo. Pero el no se pararía…jeje…le encantaba hablar, y comenzó a darle a las teclas apenas que las bolas rodaban por la mesa.
-Yo soy Julio, de Sevilla, España…¿Cómo te llamas?
-Lucía.
(Vaya, no era muy explícita)
-Encantado, Lucía…¿de donde eres?
-De Lima, Perú.
-¡Vaya, que lejos..jajaja
-Si, mucho…jajaja
(Bueno, al menos se reía)
-¿Es grande, Lima…no?
-Siiii…es muy grande…demasiado…jajaja
-Y tiene que ser muy bonita, pues algo he visto cuando estudiaba geografía universal.
-Es bonita, si. Algunas zonas, no tanto.
-Bueno, eso es normal. En todas las ciudades hay zonas…digamos, menos afortunadas.
-Si…jajaja…es una bonita forma de decirlo.
(Que suave era!! Su manera de escribir le daba un aire delicado y muy sutil..debía ser un encanto de criatura)
Su intuición, su deformación profesional de observarlo todo, le indicaba que al otro lado del océano, allá, a ocho mil kilómetros, se encontraba un ser muy especial. Y ya ¡caramba! algo le asaltaba la boca del estómago. Y no fatigas, precisamente.
Quedó tan encantado, que le pidió su correo -no sin antes escribirle el propio, claro- y le prometió enviarle fotos de Sevilla.

Julio era condescendiente, y jamás faltaría al respeto, pidiendo algo sin darlo primero. De modo que, siempre que hablaba con alguien en el billar, antes de pedirle sus datos, él, se anticipaba con los suyos.
Para él, era indiscutible que tras cualquier teclado, había una persona. Se daba cuenta, también, en su corto periplo por las redes del mundo –en lo virtual, naturalmente, pues ya era talludito- que mucha gente de la que llegaba a conocer, parecía poner un parapeto entre la pantalla y el otro lado. Un escudo, que se adivinaba inexpugnable.
Y esto le resultaba una falta de autoestima de tremendo tamaño. Si esta gente tan obtusa –pensaba- se porta así tras un ordenador, seguro que en la calle no le dan los buenos días ni al vecino. ¿O quizá aparentan lo que no son, y en público son dicharacheros? No; estaba convencido de lo contrario. Si tras la pantalla son así, es que en la vida real se han olvidado hasta de hablar. Para cuánto más, ser comunicativos.
Pues algunos, todo lo que intentaban “decir” en la red, no tenía visos de ser explícito. Más bien, como una terapia, para salir de no se que traumas y problemas personales.

En fin, aquella criaturita parecía de otra pasta. Dulce, hasta se atrevería a decir, tras muchas cábalas mientras buscaba imágenes que enviarle. No esperaría a la mañana siguiente, pues a él ¿quién le metía prisa, sino su impulsividad?
Ya conocía la vida lo suficiente, para utilizar siempre el “lo que puedas hacer hoy, no lo dejes para mañana”

Y al día siguiente, ya por la tarde, pues abrió el correo como mil quinientas veces, recibió su respuesta. Claro –se dijo- es que la diferencia de horas, es de por lo menos seis. ¡ Pero que atontao estoy !
Y aquella frase que leyó, la que jamás ya, habría de olvidar; la que siempre estaría en su cabeza y sus oídos y sus ojos: Sevilla es rebonita, le dijo todo lo que tenía que decirle.
Ahora si, que al leer aquella carta se quedó boquiabierto. Ahora si, que el estómago ya le dio un pellizco gordo…

Premio "No me olvides"

Este premio, tengo el gusto de recibirlo de una gran amiga y excelente humorista:
Lucía de "Mi rincón": http://luciavcm16.blogspot.com/
Las normas, según me explican son las siguientes:
Tienes que publicar una entrada en tu blog, exponiendo la entrega de este premio.
Has de nominar a siete candidatos, que según tu, merezcan el citado galardón.
Tienes que reseñarlos debidamente con sus direcciones, y además, has de comunicarselo.

Y propongo con idéntico placer:
Adelino Leite, el crack del humor:
Marisa, otra joya del saber reír:
Oscar, un lujo de la palabra escrita:
Toñi, la sensibilidad personificada:
Alejandra Menassa, psicóloga de la elegancia:
Reborn...seductora, genial vampiresa:
More Baker, poetisa del amor:

Un saludo muy cordial para todos. ..........

jueves, 19 de marzo de 2009

¡¡¡YA BASTA!!!

Siento hacer esta interrupción en la bonita historia que estaba contando, pero mi rabia no me permite pasar por alto los nuevos derroteros que ha tomado el caso "MARTA DEL CASTILLO".
También siento parecer redundante, pero es superior a mis fuerzas, y no puedo quedarme callado... y es por lo que digo:
La verdad… ¿nadie se harta de tanta incongruencia? Si uno está comprometido con la vida; si uno está sensibilizado a la solidaridad; si alguien siente verdaderamente lo que le pasa a los demás; si, aparte de todo esto, uno se compromete con la política que nos lleva y nos trae, ya hay que decir: BASTA.
Basta de manipulaciones, y basta de investigaciones paralelas, y basta de gastar el dinero de los contribuyentes, que a todos nos queda demostrado de antemano, sin necesidad de ejemplos, la capacidad de nuestras fuerzas de seguridad.
No es necesario tanto despliegue, cuando sin necesidad de estudiar una carrera, cualquier español se da cuenta –solo hay que escuchar los comentarios de la calle- de que esta niña no está en el río, ni mucho menos lo que dijeron –o confesaron- los desgraciados del Migue y comparsa, era verdad en absoluto.
Uno, que ha estudiado algo de criminología, por pertenecer a los cuerpos de seguridad del estado durante un tiempo, y visto casos para dar y regalar, solo con vislumbrar el perfil de los hechos y autores, ya se da cuenta de la clase de intríngulis a que se enfrenta la policía. Seres barriobajeros, que tienen un código común, en tantos y tantos barrios de nuestra geografía, en cuyo código entra la ley del silencio y “esto es lo que tenemos que decir, pase lo que pase” ¿O no lo saben ustedes, señores policías de Sevilla?
Y… ¿nadie oyó, ni vio nada? Ni los de arriba, ni los de al lado, ni los de abajo, ni el hermano, ni la ¿madre? de la nueva novia del asesino este, ni el amigo más pequeño, ni el amigo más grande, ni la novia –que hay que ver, como hablaba la niña- ni el padre, (u otro pariente) que ahora resulta que trabaja en un crematorio; ni la policía científica, que hicieron un “lavado” exhaustivo de lugar de los hechos, ni los policías que “vivieron” la reconstrucción… ni el juez, que debería haberle quitado el sueño este caso, y leído con lupa todo cuanto llegó a sus carpetas… YA BASTA, DE MENOSPRECIAR AL PUEBLO.
Y todo el lío, porque unos abogados en el desarrollo de su oficio, ¿asesoren? a los delincuentes para esquivar la acción del peso de la justicia. ¿O no queda claro que, si ahora se sacan de la manga que fue el menor de todos, se está luchando por evadir sentencias de mayor envergadura?
¿Qué pinta un juez, que no es capaz de sentar a los abogados defensores, de los culpables de la desaparición de Marta del Castillo, y leerles la cartilla? ¿Qué pinta un ministerio del interior, que no dice: NO SE MANGONEA A LOS ESPAÑOLES, CON “HOY LA MATÉ ASÍ, Y MAÑANA LA MATÉ DE OTRA MANERA… SEÑOR JUEZ, DISPONGA USTED QUE LA INVESTIGACIÓN TOME OTROS DERROTEROS”?
¿Es que acaso, en esta cultura del pelotazo, donde no importa nada más que salvar el pellejo y llevarse lo que se pueda; donde es más importante un atentado según el terrorista que lo cometa (léase 11-M, que fue vergonzoso como se ignoraban las víctimas, discutiendo los políticos sobre fue este o fue aquél)…. matar, y deshacerse de un cuerpo, forma parte de la vida cotidiana de un país?
Señoras y señores, esto ya, clama al cielo… en la mejor, la más pura, la más auténtica de las extensiones de la palabra.
Aquí, los únicos que se ponen las botas con tantísima información, son los medios. Los que, como siempre, sin importarles un bledo el sentir ni el sufrimiento de los seres que soportaron sus pérdidas, corren como gamos para ponerles un micro delante, o, les ofrecen cantidades tan lustrosas que “no podrán rechazar” para que salgan en las teles de turno, y de tal modo subir la audiencia a límites insospechados.
BASTA YA, de hacerles el juego. Señor, padre de Marta del Castillo: Tenga usted la fortaleza, en estos duros momentos de tan grave pérdida, para decirles a todos que paren de especular. Detener a los medios de comunicación, y para eso se lo ha de dejar claro a la policía, que no se filtre ni uno solo de los hallazgos, ni uno solo de los comentarios, ni mucho menos las confesiones….el secreto de sumario a rajatabla.
Exija usted justicia, al juez que dirige las investigaciones. Y pídale, que siente a los abogados en su despacho, y les conmine a dejar de gastar el dinero público, por sus asesoramientos a delincuentes que solo merecen la desidia y el tirar la llave.
Y nunca será igual muerte, a la que dieron a un ser completamente indefenso, puro y sano, en el principio de su vida.
UN JUEZ, A SU CRITERIO, ES EL ÚNICO QUE TIENE PODER PARA INDICAR EL TENOR DE LAS INVESTIGACIONES, CUALQUIERA QUE SEA EL CASO. Y POR ENCIMA DE ESTO, SOLO ESTÁ EL MINISTERIO CORRESPONDIENTE, QUE DEBERÍA TOMAR CARTAS EN EL ASUNTO, Y PARAR TODO ESTE CIRCO, QUE YA HUELE A PODRIDO.
No por hablar más, se siente mayor pesar. A veces, un grito a tiempo, aminora cualquier dolor actual o venidero. ¡¡¡BASTA!!! …Ese es el grito.

domingo, 15 de marzo de 2009

El amor por internet...?????????

Es imposible evitar una sonrisa -quizá carcajada- al ver esta imagen. Pero voy a relatarles una hisotria que va a dejarles sorprendidos. Sorprendidos de verdad.


El amor por internet, Capítulo 1º
Había terminado de cenar, una tranquila noche del mes de noviembre. A punto de terminar el año 2005, que no había sido especialmente bueno para él. Su cuñado, “su enciclopedia particular” como le gustaba llamarle, hacía tres años que arrastraba una maldita enfermedad.
Aún recuerda sin remedio aquella mirada suya, cuando desde el fondo de sus ojos parecía decirle: “cuñao, esto se acaba”.
Sería una más de tantas noches, que aguardaba la temida llamada de su hermana, cuando le sobrevenían aquellas hemorragias tan tremendas.
Era duro esperar la muerte, a pesar de ser tan obvia como la propia vida. Pero saber que estaba en la puerta, no tenía parangón con reflexiones de ningún tipo. Y la vida continuaba alrededor, impertérrita, sin mirar jamás hacia otro lado.
Eso, resultaba aún más cruel; sus miradas, sus peticiones de auxilio a no se sabe quien, quedarían grabadas en el espíritu de Julio para siempre.
Aunque él si, que nunca torcía la cara, y aguantaba estoicamente aquellos ojos perdidos, en un intento, fallido y absurdo intento, de devolver esperanza a su hermano del alma.

Pulsó el botón del ordenador y lo puso en funcionamiento.
Ya hacía un par de años que sorprendido por la maravilla de la informática, se había provisto de un magnífico ingenio de aquellos.
Tuvo la ocasión de “descubrir” lo extraordinario de aquel medio, recibiendo un curso de diplomatura en Formación Profesional, cuando los compañeros –bastante más jóvenes que él- ya hacían gala de conocer todo el intríngulis de los extraños aparatos.
En el plazo de un año, tomó varios cursos de Informática, de modo que hasta se había creado ya, su propia página web. ¡Casi nada!

Se sentía orgulloso y feliz, pues además le dio lugar a escribir su primer libro. Más bien terminarlo y corregirlo, ya que tenía el borrador mecanografiado.
¿Algún día le leerían? ¿Llegaría a tener éxito con la escritura? Bueno… en realidad, le importaba un pimiento. Lo que más le apetecía era escribir, y, decididamente, ya con una edad madura, se dedicaba de lleno a ello.
Atrás quedaba el tiempo de ridículas creencias, normativas caducadas, y concepciones de la vida de escaso valor. De la misma manera se hubiese ganado la vida escribiendo, que trabajando en lo que llamaban “algo tangible”.

Entró en la página de juegos de yahoo, porque tenía billar americano, que tanto le gustaba en la realidad. Y el descubrirlo en un mundo virtual, fue demasiado bonito.
Disfrutaba como un bebé con su sonajero, cuando podía hacer las jugadas soñadas de cualquier película, solo con mover el cursor. Hasta se podía adivinar su feliz sonrisa, dibujada en el reflejo de la pantalla.

Pero aquella noche –que casualidad- no encontró a sus amigos de Argentina, ni de Rumanía, con los que compartía partidas inolvidables… deambuló de una sala a otra, y nada….hasta que abrió una mesa, y se dispuso a esperar a su primer contrincante…

jueves, 12 de marzo de 2009

Para el amor de mi vida

Este es un poema de mi cosecha, no tan rica en producto como en tierra, que quizá, debiera ser más trabajada.
Un día de sol
Esta mañana me levante y te ví: eras el sol.
Después, salí a la calle y te ví: eras la luz.
Mas tarde, tuve calor y te sentí: eras la vida.
Eterna sensación en este cuerpo...
por siempre sentimiento en este alma,
que necesita de ti.
Cabellos alargados en mi espíritu,
en mis noches, en mis días...
en los poros de mi piel, en mis entrañas.
Esa vida que se siente, se respira...
y se palpa, en extremada espesura.
El sonido de las flores -que no tienen-
el olor del aire -que tampoco-
el sentido del revés y del derecho...todo, todo.
Lo que lloras, lo que ríes, lo que amas...
lo que buscas, lo que encuentras, lo que no...
lo que cae, o se levanta...
lo que llueve...o lo que escampa,
y con nubes o sin ellas siempre está:
Eres mi día de sol que dura siempre.

miércoles, 4 de marzo de 2009

¡Que lindo gatito...! El... lapsus?

Así veo yo, a Zapatero; así veo yo, a Rajoy.
El primero es piolín, y el segundo, el gato mugriento y sinvergüenza, más conocido por Silvestre, pelotas de la abuela -que puede ser España- que siempre está deseando zamparse al simpático pajarillo.
Si el uno tiene ingenio y sonrisa siempre-viva, en un alarde de significar la parte más débil, la que siempre está en el ojo del huracán -léase en los felinos ojos del gato- el otro siempre a la escucha, intrigando y vigilando cualquier descuido, para lanzar sus garras sobre aquél. ¡Ojalá se atragantara el gato, si fuese capaz de comérselo!
Que más de una vez lo tuvo en el gaznate, y se vió obligado a regurgitarlo por mor de la abuela con su moño y todo.
Exactamente igual que le pasa a nuestro querido presidente -que parece clónico con su querida esposa- saliendo y entrando de la jaula para hacerse el gracioso, y que la nación (de ahora en adelante abuelita) le ponga un poco más de alpiste.
Repasemos la última hazaña del minino, ojosmuybiertos Rajoy-Silvestre, y la escapada de la jaula, entreteniendo a la abuelita con sus trinos, del sonríoluegoexisto Zapatero-Piolín.
¡Madre mía!!! El ínclito presi, la que formó en la rueda de prensa: "para estimular, para favorecer, para follar..." al turismo. Si, si....que dijo eso, porque en eso es en lo que estaba pensando: en follarse al turismo, de una vez por todas. Vean, vean, y escuchen
Aunque puestos a pensar, igual ahora crecen las visitas a la abuelita. Para ver si tienen la reverenda suerte, de sentarse en un banquito del Paseo del Prado, cerquita de las cortes, y ver pasar el circo por la calle.
....jajajajajaja....jajajajajajajajaja....jajajajajajajajaja.
Esto es, para ponerle música.
Y ahora viene lo bueno, que es: "cómo se discute en el parlamento de la abuelita, de los lapsus cometidos por Silvestres y Piolines.. " Vean, vean, y escuchen
¿Que les parece?
jajajajajajajajajajajajaaaaa.....jajajajajajajajajaaaaaa.....jajajajajajajajajajaja
¡Vergüenza debería de darles! Pero que vá... en este pais, solo hemos aprendido a reirnos de los demás....porque si tuviésemos la capacidad de reirnos de nosotros mismos, ya nos hubiésemos dado cuenta de lo ridículo que es el parlamento de la abuelita.
¿Que es una contradicción? No, no, y no. La capacidad de reirse de uno mismo, hace reflexionar. Mientras solo nos partimos el pecho con las meteduras de pata de los otros (de ahora en adelante piolines y silvestres) es como si nos sentamos a la puerta de casa, esperando ver pasar el cadáver del vecino. Lo que concluye en una filosofía pancista y vengativa. Pasiva y corrupta.
Piensen, luego existan.