jueves, 12 de marzo de 2009

Para el amor de mi vida

Este es un poema de mi cosecha, no tan rica en producto como en tierra, que quizá, debiera ser más trabajada.
Un día de sol
Esta mañana me levante y te ví: eras el sol.
Después, salí a la calle y te ví: eras la luz.
Mas tarde, tuve calor y te sentí: eras la vida.
Eterna sensación en este cuerpo...
por siempre sentimiento en este alma,
que necesita de ti.
Cabellos alargados en mi espíritu,
en mis noches, en mis días...
en los poros de mi piel, en mis entrañas.
Esa vida que se siente, se respira...
y se palpa, en extremada espesura.
El sonido de las flores -que no tienen-
el olor del aire -que tampoco-
el sentido del revés y del derecho...todo, todo.
Lo que lloras, lo que ríes, lo que amas...
lo que buscas, lo que encuentras, lo que no...
lo que cae, o se levanta...
lo que llueve...o lo que escampa,
y con nubes o sin ellas siempre está:
Eres mi día de sol que dura siempre.

8 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Un poema precioso.
Me encanta este verso:

"Eterna sensación en este cuerpo...
por siempre sentimiento en este alma,
que necesita de ti."

Saludos.

Hanibal dijo...

Felicitaciones amigo mio!
Me gusto mucho tu poema, lo encontre expontaneo (tomando en cuenta el comentario de que hay que arreglarlo). Se ve que quieres mucho, que sientes mucho :)..
Gracias por pasarte por mi blog... Y te cuento, entre recien a clases, mis vacaciones son en diciembre - Marzo :(

Castrodorrey dijo...

Oye Hanibal...¿y como es eso de que no tienes vacaciones hasta diciembre?

hatoros dijo...

PUES ME HA GUSTADO. GRACIAS POR ESCRIBIRLO Y DARLO.
ABARAZOS AMIGO

Castrodorrey dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Y sigo esperando uno, de alguien que tendría que ponerlo sin dudarlo un segundo.

Alejandra Menassa dijo...

Muy bello Castroderey. Te conocí por el blog de More, cuya poesía me enamora. Dejaste allí un comentario que me pareció hermoso.
Qué mujer no quisiera que a ella fueran dirigidas tales poéticas palabras.
Un saludo, te sigo

Marisa dijo...

Presiento afortunada destinataria de tan sentidos versos. Hasta hoy no pude venir a leerlos... ¡¡nunca es tarde no!!?
Por cierto, para descifrar "el enigma" de la tarta de portada, te diré que la hice un día de Navidad.

Si con esto no lo adivinas, prometo contarte en secreto el resultado.

Un beso.

Marisa

CAT dijo...

Creo que alguna vez yo llegué a sentirme así, pero este última año he andado medio amargosita y ya no me acuerdo como es sentirse así.

Saludos :)