jueves, 25 de junio de 2009

Cuando se siente, cuando se quiere... cuando se nota.


A ti, que eres la razón por la que existo. A ti, que cubriste la soledad de mi cuerpo. A ti, que supiste llenar todos mis vacíos.
A ti te digo que hoy, he notado cuanto te quiero. Que esta mañana, supe lo que sentía. Que hoy, tan temprano que no podía contener mis lágrimas, me di cuenta de lo que significa amor.
Y le grito a los cuatro vientos, te amo, te amo, te amo, te amo.
No se puede hablar de nada; nunca se sabe cuánto, hasta que ves a quien tuviste ayer en tus brazos, decirte adiós con sus pequeñas manos. Cuando la distancia comienza a notarse, porque lo físico ya no se tiene. En el mismo momento que los pasos te van separando, en ese momento, tu alma se desgarra poco a poco.
Y entonces lo ves, lo entiendes, te llegan las miles de sensaciones, los millones de efectos que en ti provoca el ser querido. Y comprendes...
Y tu mente se agolpa en desespero, cientos de caballos trotan en tu pecho, y golpean y golpean, sin que tu dolor se cure... impasibles. Y el recuerdo de su cara, de su piel, de su sonrisa, de sus besos, de sus caricias, de su voz... todo, no te ayuda a que el suplicio se detenga. Te empuja tras las lágrimas, y el nudo ya es enorme, y te paras... porque no ves nada alrededor.
Quieres morir, pero tampoco puedes.
Ya, después de aquellos borbotones, con más calma, solo dices: "si es por poco tiempo"... y vuelves a llorar.
He llorado amor, y lloro aún... porque te quiero.

miércoles, 17 de junio de 2009

Llegan las vacaciones




Estamos en el momento adecuado para hablar de las vacaciones de verano. El próximo día 21 -más o menos- todo suena a veraneo. Los niños y no tan niños dejan de acudir a las escuelas, y los mayores comentan en sus trabajos el lugar elegido, o especulan con la decisión.
Por esa razón, me parece un buen momento para intercalar aquí, alguno de los artículos que publico en Spaintube.es.
Vaya por delante este bello lugar de la costa gallega, uno de tantos en nuestro maravilloso pais, que se pueden escoger para divertirse a modo.
“Cariño”….es un pueblo

En Galicia, provincia de A Coruña, a dos pasos del Cabo Ortegal, una pequeña aldea pesquera, se muestra como un lugar idílico para visitar en cualquier época, pero sobre todo, en verano.

También cubierta de historia, pues en la sierra de A Capelada se hallan restos del Paleolítico y Neolítico, como mámoas o dólmenes, que se refieren a enterramientos y túmulos funerarios. Y de la edad de hierro, se conservan indicios de seis castros –o castillos- catalogados como tales. Romano, medievo y edad moderna, que la meten de lleno en la pesca e industria conservera en nuestros días.

Y posee en su curriculum grandes legajos de reivindicaciones segregacionistas, por la marginación que ejercían sobre los cariñeses las autoridades de Ortigueira, de quienes dependieron mucho, mucho tiempo. Hasta que en enero de 1988 se crea el Ayuntamiento de Cariño. Y éste movimiento que termina por independizarle de Ortigueira, hay que agradecerlo a un único líder: La Asociación de Vecinos de Cariño.

Historia que no merma la belleza de este rincón entre dos mares. Mejor dicho, entre mar y océano. Cantábrico y bravo el mar, e inmenso cauce de cultura el océano de nombre Atlántico. Costa difícil, gallarda, temeraria y abrupta, que ofrece acantilados sin parangón en toda la Unión Europea. Verbigracia: Vixía Herbeira, con 613 metros de caída vertical, se convierte en el cenit de los taludes de Europa.

Se puede llegar hasta su mirador, de no ser muy amigos del vértigo, ascendiendo por carretera hasta San Andrés de Teixido, a 9 kilómetros de Cariño.

Lugar puntual para concebir la magia de sentirse ínfimo, al lado de semejantes colosos naturales, admirando las piedras más antiguas de la península ibérica. Y –como no- con un ambiente de pasmosa tranquilidad y beneplácito, con poquísimos ruidos mecánicos, degustar la artesanía de sus conservas de pescado. Pasear por unas estrechas y saladas calles, sin volver la vista al cruzar, pues no hay necesidad alguna.

Sus playas, de elegante arena blanca y suave, exentas de amenaza de muchedumbres descontroladas, estimulan la satisfacción de ser acariciado por la dócil temperatura.

Excepcional atmósfera para la pesca, tiene aquí el amante de cebo y anzuelo.

Alcatraces, pardelas, paiños, charranes, págalos… en verano; gansos, limícolas, garzas, gaviotas, cormoranes, y, hasta zampullín y cuelirrojo, o colimbos… en invierno, son las aves que brindan el gran espectáculo migratorio , que pone a Cariño en el mapa de los ornitólogos. Exótico panorama para cualquier ojo, que guste de subir hasta sus miradores, o se interese por las aves migratorias en recorridos rurales de especialísimo espectáculo.

Y costumbre inveterada de festividad principal, mientras homenajean a La Virgen del Carmen, y la pasean con barcos repletos de gente, “visitando” todos los acantilados de la zona. Colorido y fervoroso rito, que se adorna con La Danza de los Arcos, ya en tierra firme. Todo aquel que visite Cariño en el mes de julio, puede disfrutar de esta gala.

¿Retiro o vacaciones? Cualquiera de los términos es viable.



sábado, 6 de junio de 2009

El vandalismo... ¿juez, o parte del ser humano?


En una tertulia radiomatutina, de esas que nos llaman "escuchantes" (que nunca entenderé por qué, los radiooyentes se han convertido en radioescuchantes) se entretenían en exponer a debate el tema del vandalismo.
De todos los comentarios que pude oir -o escuchar, jeje- ninguno me pareció el adecuado. Mea culpa, pues igual estoy desfasado, o sua culpa, pues a lo mejor, los desfasados son ellos.
Unos decían que el graffiti es una forma de vandalismo. Otros, que el graffiti, es una forma de cultura, o algo por el estilo. Aquellos, por qué en el fútbol, se genera tanta violencia o vandalismo, cuando algunos desgraciados se dedican a destrozar cosas, a su paso por las calles de las ciudades. Éstos, que los jóvenes son vandálicos, porque tienen vitalidad (esto si que me parece una barbaridad de tamaño descomunal) y los mayores no lo hacen, porque tienen otras cosas a que dedicarse. También hubo algunos que dijeron, que el vandalismo es algo que se genera en las personas, sin dar más explicaciones.
Y desde luego que este último, se acerca más a la verdad según mi humilde criterio.
En fin, una serie de comentarios, que más bien me parecen hechos porque hay que decir algo.
Y nadie cayó en la cuenta, que el ser humano, como animal -aunque en ocasiones racional- tiene "calidades" y "cualidades". Esto no es otra cosa que, actitud o aptitud, si hablamos de nuestra especie. Me explico: las actitudes, suelen ser condicionales, o adheridas al carácter. Y las aptitudes, son capacidades que permiten discernir. Ambas cosas son susceptibles de adecuación, según los conocimientos adquiridos.
Por lo tanto, la aptitud o cualidad, ha de utilizarse para moldear lo característico, que a veces no es lo más deseado.
Señoras y señores radioescuchantes, conductores de programas, y demás compañeros mártires: El vandalismo, es una calidad inherente, incrustada, absorvida, indeleble, inseparable, y unos cuantos más in- del ser humano.
El vandalismo, surge en determinadas circunstancias o estados de ánimo de esta especie. Pero no olvidemos que esta "calidad" que deberíamos calificar siempre como negativa surge la mayoría de las veces al amparo de otras calidades. Como por ejemplo el gregarismo, que todos sabemos es la tendencia a la agrupación. Y en otros casos, bajo una actitud que se llama clandestinidad, anonimato, o furtivo si quieren.
El individuo de la especie humana -que tal suena esto- cuando consigue que sus cualidades o conductas, superen a sus calidades o características congénitas (cuando se convierte, o convertiría en racional) deja automáticamente de comportarse como un animalito cualquiera.
Deja de ir al fútbol, o al menos cuando termina el partido, se va a su casa en paz, o a tomar un par de cervezas tranquilamente; deja de pintar en las paredes; deja de ampararse en la multitud para hacer fechorías; deja de esconderse para cometer atentados; deja de refugiarse en la oscuridad y la falta de testigos para urdir barbaridades; deja de violar y maltratar a otros seres, para sentirse más fuerte; deja, en fin, de comportarse como lo contrario a UN SER HUMANO.
O hemos estudiado muy poco, o lo poco que hemos estudiado, se nos olvidó... por desgracia.