sábado, 6 de junio de 2009

El vandalismo... ¿juez, o parte del ser humano?


En una tertulia radiomatutina, de esas que nos llaman "escuchantes" (que nunca entenderé por qué, los radiooyentes se han convertido en radioescuchantes) se entretenían en exponer a debate el tema del vandalismo.
De todos los comentarios que pude oir -o escuchar, jeje- ninguno me pareció el adecuado. Mea culpa, pues igual estoy desfasado, o sua culpa, pues a lo mejor, los desfasados son ellos.
Unos decían que el graffiti es una forma de vandalismo. Otros, que el graffiti, es una forma de cultura, o algo por el estilo. Aquellos, por qué en el fútbol, se genera tanta violencia o vandalismo, cuando algunos desgraciados se dedican a destrozar cosas, a su paso por las calles de las ciudades. Éstos, que los jóvenes son vandálicos, porque tienen vitalidad (esto si que me parece una barbaridad de tamaño descomunal) y los mayores no lo hacen, porque tienen otras cosas a que dedicarse. También hubo algunos que dijeron, que el vandalismo es algo que se genera en las personas, sin dar más explicaciones.
Y desde luego que este último, se acerca más a la verdad según mi humilde criterio.
En fin, una serie de comentarios, que más bien me parecen hechos porque hay que decir algo.
Y nadie cayó en la cuenta, que el ser humano, como animal -aunque en ocasiones racional- tiene "calidades" y "cualidades". Esto no es otra cosa que, actitud o aptitud, si hablamos de nuestra especie. Me explico: las actitudes, suelen ser condicionales, o adheridas al carácter. Y las aptitudes, son capacidades que permiten discernir. Ambas cosas son susceptibles de adecuación, según los conocimientos adquiridos.
Por lo tanto, la aptitud o cualidad, ha de utilizarse para moldear lo característico, que a veces no es lo más deseado.
Señoras y señores radioescuchantes, conductores de programas, y demás compañeros mártires: El vandalismo, es una calidad inherente, incrustada, absorvida, indeleble, inseparable, y unos cuantos más in- del ser humano.
El vandalismo, surge en determinadas circunstancias o estados de ánimo de esta especie. Pero no olvidemos que esta "calidad" que deberíamos calificar siempre como negativa surge la mayoría de las veces al amparo de otras calidades. Como por ejemplo el gregarismo, que todos sabemos es la tendencia a la agrupación. Y en otros casos, bajo una actitud que se llama clandestinidad, anonimato, o furtivo si quieren.
El individuo de la especie humana -que tal suena esto- cuando consigue que sus cualidades o conductas, superen a sus calidades o características congénitas (cuando se convierte, o convertiría en racional) deja automáticamente de comportarse como un animalito cualquiera.
Deja de ir al fútbol, o al menos cuando termina el partido, se va a su casa en paz, o a tomar un par de cervezas tranquilamente; deja de pintar en las paredes; deja de ampararse en la multitud para hacer fechorías; deja de esconderse para cometer atentados; deja de refugiarse en la oscuridad y la falta de testigos para urdir barbaridades; deja de violar y maltratar a otros seres, para sentirse más fuerte; deja, en fin, de comportarse como lo contrario a UN SER HUMANO.
O hemos estudiado muy poco, o lo poco que hemos estudiado, se nos olvidó... por desgracia.

10 comentarios:

KI dijo...

Si hablamos del vandalismo en barras bravas, eso es una clara subcultura anidada por una alternativa de socializacion en un contexto social que brinda escasas posibilidades de desarrollo. La inclusión a estos grupos constituyen un medio para satisfacer diversas necesidades psicosociales, convirtiendose en organizaciones con intensos vínculos afectivos y por ello mismo difíciles de disolver.

Generalmente dentro de esa pandilla los miembros desarrollan un sentido de pertenencia , sintiéndose parte de algo y adquiriendo "estatus" dentro de ese grupo.

Por otra parte, el espíritu gregario los lleva a establecer vínculos con sus pares. El debilitamiento de la familia como estructura social y el deterioro del sistema educativo trasladan la función de socializacion al entorno de los pares.

Las pandillas se forman dentro de un contexto de relaciones psicosociales: La precariedad de las instituciones, la exclusión social, la pobreza, la carencia de espacios y medios de expresión, son un caldo de cultivo donde germina la violencia como medio de expresión.


Excelente post. Un abrazo Castrodorrey

Castrodorrey dijo...

Precisamente, amigo Ki, las bandas son muestra fehaciente, como tu bien dices.
Y otras muchas puntualizaciones que no extendí, para no hacer el post demasiado largo. Pero ahora en los comentarios podemos aprovechar para añadir detalles.
Lo que comentas del caldo de cultivo, ha dado en el clavo. Precisamente la falta de formación e información adecuada, lleva a la subcultura. Y los núcleos sociales desestructurados, no habitan mucho en la enseñanza y las buenas maneras, que digamos.
Gracias por tu visita, como siempre un gusto, y te envío un abrazo.

aLADO oSCURO dijo...

Creo en resumidas cuentas que se ha aprendido poco y lo poco se ha olvidado, de lo contrario, no le encuentro una explicación lógica al vandalismo y la falta de humanidad. Tema largo y escarpado el que has traído.

Un saludo. Por cierto, no quiero irme sin dejarte una invitación que bien puedes rechazar. Un foro de letras y demás cosas.

http://guaridadeangeles.forosactivos.com/forum.htm

Ahora sí, me retiro sin dejar paredes pintadas.

Noviembre dijo...

Cada vez te pones más interesante...

Castrodorrey dijo...

More no puedo entrar en tu blog. Me dice que solo admite a invitados, y no me reconoce.
Porfa, haz algo.

CAT dijo...

jeje igual y he entendido mal la entrada, porque estoy en mis 5 minutos (que ya van 5 minutos cada 15 minutos y por eso no acabo pero es que no me puedo concentrar en analizar a los arnulfini)

Es que la onda me parece del garfitti es algo más aya del vandalismo, en parte estoy de acuerdo que es un producto cultural de esta sociedad que trata de homogenizarnos y que excluye a todo aquel que no se cuadra, un poquito de enojo por esta indiferencia, como decir ¡aqui estoy y no puedes hacer nada para borrarme de tu vida "perfecta"!, aunque claro eso me parece fue inicialmente supongo en tanto al grafitti como movimiento, que despues se convirtio en moda y la gente comenzó a imitar nadamás. En cuanto al simple acto vandálico de andar grabando tu nombre y dibujando cosas por ahí, mmmm tambien podría atender a un acto desesperado por pasar a la posteridad, a un acto de apropiación, no se se me ocurren muchas cosas, aunque como restauradora se supone que debo reprobar ese tipo de comportamientos, como artista es un fenómeno que no deja de maravillarme, de la cantidad de historias que uno puede ver no se en el muro de un baño, no es tan sencillo solo decir vandalismo, al fin y al cabo es un emdio de expresión, y pues si la sociedad no escucha hay que hacerla escuchar aunque sea a cachetadas y rayones. Hay dios, ya me está haciendo daño no dormir o_O, en fin me retiro a seguir haciendo análisis formal del cuadro de lso arnulfini.

Saluditos y estrujos

Castrodorrey dijo...

Bueno Cat; haces uso de tu derecho a opinar, completamente respetable. Y el grafitti, propiamente dicho, no tiene nada que ver con el vandalismo. Estoy seguro. Pero solemos confundir las churras con las merinas muy a menudo, y no es lo mismo un arte, donde el pulso y la imaginación, aparte los elementos que se utilizan, han de funcionar con un mínimo de sentido, que emborronar paredes con bolígrafos o rotuladores.
De cualquier manera, nada que objetar...jejejee...un abrazo

hatoros dijo...

CASTRODORREY, AMIGO ESPERO QUE A LA SIGUIENTE GENERACIÓN CAMBIEN LAS COSAS, PERO LO LLEVAMOS MUY MAL SI EN LA RADIO SE DICEN LAS ESTUPIDECES QUE DICEN
UN ABRAZO,AMIGO

Castrodorrey dijo...

Si que es verdad, que en los medios de comunicación, radio, tele y otros, no se cuidan las formas. Solo las audiencias. Y eso si que es muy malo, también.
Gracias por tu visita, amigo.

Anónimo dijo...

The BEST read that I read all week.

Amparo