miércoles, 21 de enero de 2009

Lado vacío....lado lleno

Una curiosidad del poeta...un pensamiento
El lugar que escondes muy bien hasta encontrar aquello que otorga la plenitud; el rinconcito de tu corazón, que defiendes a capa y espada, para que no lo penetre un sentimiento equivocado.
Ese sitio, que guardas como un cofre, donde nada te puede hacer daño; donde todo lo que ves es de colores, cuando llega la persona amada.
Esa personita que te hace reir, que hace que tu corazón se mueva más aprisa; que al verla, todos tus sentidos se agudizan....
...y dices...ya encontré mi lado lleno.
Nunca esperas que se agote; jamás, te puedes imaginar que aquello acabe. Si acaso piensas que a tu lado lleno, a esa persona que lo está llenando, pueda ocurrirle algo, te sientes morir. No imaginas, como puede ser la vida sin tenerla. Darías la mitad de tu cuerpo, porque siempre estuviese feliz y sonriente.
Muchas veces te sientes frustrado, cuando ves que su semblante se ciñe. Quisieras penetrar en su mente, y adivinar que la acongoja. Quisieras tener una varita mágica, para que su ceño nunca se frunciera. Aunque te sientes el ser más rico del mundo, te ahoga la falta de poder.
El poder que haría posible todo eso que quieres darle. El poder, para evitar cualquier daño que le pase. El poder que te concede la mejor vida para ella. El poder, en definitiva, que solo tienen los dioses.
Porque es tu dios, y tu quieres ser el suyo.
Y mueres.... mueres cuando llega el vacío. Mueres a borbotones, cuando se escapa de tu mano. Falleces en cuerpo y alma, pues tu cuerpo se vuelve corcho, y tu alma ya no se encuentra.
No hay peor forma de morir, que estar de pie y estar muerto.
Y dices.... este es el vacío.
Ya no hay lado, todo, es desierto.
Y lloras...lágrimas que no te duelen, porque más dolor es imposible.