miércoles, 25 de febrero de 2009

No es lo mismo.... ¿a que no?

NO ES LO MISMO
Monólogo de humor, por castrodorrey
No vayamos a pensar que esta frase, tiene que ver con la canción.
La única relación está en su contenido, y Alejandro Sanz, ha dado en el clavo.
Porque no es lo mismo amar, que ser amado... comprar, que ser comprado... astar, que ser astado... o pillar, que estar pillado. ¿Verdad que no?
Y, también varía decir: tengo un hambre atroz a.... tengo un hombre atrá
¡Lo que se puede hacer con los verbos ese rico idioma nuestro, que nos deja jugar con las palabras!
En esta lengua, como en pocas, se permite el juego de palabras hasta límites insospechados ¿a que sí?
No es lo mismo morir, que estar muerto. Aunque parezca que sí, no es lo mismo.
Porque se puede morir, de amor..... de aburrimiento.... de "ganas"... pero si estás muerto, ya, ¡no tienes ganas de nada!. Y menos, de "eso".
Tampoco es lo mismo el guardia de la porra que... La porra del guardia
De porra, a porra, va mucha... ¡eso!. ¿Sí o no?
Igual con las conjugaciones, que con las palabras, se puede interpretar al gusto del consumidor. Y ¡según se digaaa... ! Hay veces que sólo con un cambio de acento, se puede formar unaaa...!
Por ejemplo, si dices: Amparo…¿me echo, para allá?
Cambia con decir: Amparo…¿me corro, para allá?
Porque si en esta segunda frase, le quitas la interrogación...o si les quitas las comaaasss...
quedaría: Amparo…me corro para alla en cuyo caso solo habría que ponerlo seguido, para que sonara así: Amparomecorroparalla.
Y ahora un par de juegos: Amparomecorro para-lla, o le ponemos un que Amparoquemecor…. Imaginen lo demás.
¿Y las palabras que significan lo mismo? Por ejemplo, perro.
Hay perros y perros, ¿eh?
Está el de cuatro patas, que es el que todos conocemos: Animalito doméstico; cariñoso; que protege la casa; que hace compañía....
Y está el de dos patas. ¡A ese, solo le conocen en su casa, y en el trabajo!
También, es animal doméstico. ¡Perooo...no protege nada! Solo es cariñoso, cuando le interesa y no mueve... ¡ni la cola!
A las mascotas, las llamamos por su nombre. A ese... ¡Levántate, no seas pérrrro! Hasta lo acentuamos.
Hay una palabra en particular, que a mí, me gusta mucho: “el rocío”.
¡Ese manto de relente... convertido en gotitas de agua... salpicadas sobre las hojas... que lo humedece todo... bañando a las flores.... ablandando la tierra...! ¡¡Aaayyy!!
¡Y el otro Rocío! Si, si…la romería tan famosa en el mundo entero…¡Ese mogollón de gente... con la entrepierna humedecida, de tanto andar... que lo pisan todo... que no prueban el agua, ni para lavarse... venga vino, y más vino…que las únicas flores que ven, son los rosetones de las escoceduras... que van salpicando el campo, con los "chorritos"... y los "pastelitos", claro...!
¡¡Y que solo se mojan por dentro!!
¡No! ¡No es lo mismo!
Tampoco es lo mismo americano de Arizona, que mariquita de Aracena, ¿Eh? ¿Cómo va a ser lo mismo?
Ni tampoco lo es: "Una película porno" que... ¡Porno la película! …que es tarde.
Ni... el coste del marisco, que un "cóstel” de marisco…
¿A que no?
Ni leer un letrero que dice: "Tejidos y novedades, en el piso de arriba" confundiéndolo con: "Te jodes-no ves nada-y encima, te pisan". De un anuncio de telas y prendas, pasaríamos a la explicación de un concierto de U2, por ejemplo... ¿no?
Así, podemos jugar de igual manera, con las frases. ¿Es rica nuestra "lengua" o no?
Fijaros la diferencia entre: "¡Pepe! ¡Déjame la escalera, que necesito subirme a ella, porque me faltan unos escaños para acabar de pintar el patio!" Manera de hablar delicada y correcta.
A decir esto otro: "¡Peeepeeeeee no te lleves la escaleraaaaa! ¡Si me la quitas ahora que estoy subido a ella, y me escoño en el patio... te daré con la lata de pintura!"
.... Hay una gran diferencia, ¿verdad?

Y ahora ya, mis queridos compañeros,
voy a soltarme de prosa, para concluir en versos.

Porque también es hermosa, la rima, para hacer juegos,
con los nombres de las cosas, entre palabras y verbos,
y letras que son preciosas, para relajar los cuerpos.
No es igual estar de pié, que estar sentados y "tiesos";
ni es lo mismo tener fe, que seguírtelo creyendo
Tampoco asimila comer, a estar comido, o comiendo;
como dijo Don Camilo: que no es lo mismo dormir,
que estar dormido, o durmiendo...
.... Y que tampoco es, jodido, lo mismo que estar jodiendo.

....Y si ahora digo que me voy!.... ¿qué es lo que estáis entendiendo...eehh?