miércoles, 4 de marzo de 2009

¡Que lindo gatito...! El... lapsus?

Así veo yo, a Zapatero; así veo yo, a Rajoy.
El primero es piolín, y el segundo, el gato mugriento y sinvergüenza, más conocido por Silvestre, pelotas de la abuela -que puede ser España- que siempre está deseando zamparse al simpático pajarillo.
Si el uno tiene ingenio y sonrisa siempre-viva, en un alarde de significar la parte más débil, la que siempre está en el ojo del huracán -léase en los felinos ojos del gato- el otro siempre a la escucha, intrigando y vigilando cualquier descuido, para lanzar sus garras sobre aquél. ¡Ojalá se atragantara el gato, si fuese capaz de comérselo!
Que más de una vez lo tuvo en el gaznate, y se vió obligado a regurgitarlo por mor de la abuela con su moño y todo.
Exactamente igual que le pasa a nuestro querido presidente -que parece clónico con su querida esposa- saliendo y entrando de la jaula para hacerse el gracioso, y que la nación (de ahora en adelante abuelita) le ponga un poco más de alpiste.
Repasemos la última hazaña del minino, ojosmuybiertos Rajoy-Silvestre, y la escapada de la jaula, entreteniendo a la abuelita con sus trinos, del sonríoluegoexisto Zapatero-Piolín.
¡Madre mía!!! El ínclito presi, la que formó en la rueda de prensa: "para estimular, para favorecer, para follar..." al turismo. Si, si....que dijo eso, porque en eso es en lo que estaba pensando: en follarse al turismo, de una vez por todas. Vean, vean, y escuchen
Aunque puestos a pensar, igual ahora crecen las visitas a la abuelita. Para ver si tienen la reverenda suerte, de sentarse en un banquito del Paseo del Prado, cerquita de las cortes, y ver pasar el circo por la calle.
....jajajajajaja....jajajajajajajajaja....jajajajajajajajaja.
Esto es, para ponerle música.
Y ahora viene lo bueno, que es: "cómo se discute en el parlamento de la abuelita, de los lapsus cometidos por Silvestres y Piolines.. " Vean, vean, y escuchen
¿Que les parece?
jajajajajajajajajajajajaaaaa.....jajajajajajajajajaaaaaa.....jajajajajajajajajajaja
¡Vergüenza debería de darles! Pero que vá... en este pais, solo hemos aprendido a reirnos de los demás....porque si tuviésemos la capacidad de reirnos de nosotros mismos, ya nos hubiésemos dado cuenta de lo ridículo que es el parlamento de la abuelita.
¿Que es una contradicción? No, no, y no. La capacidad de reirse de uno mismo, hace reflexionar. Mientras solo nos partimos el pecho con las meteduras de pata de los otros (de ahora en adelante piolines y silvestres) es como si nos sentamos a la puerta de casa, esperando ver pasar el cadáver del vecino. Lo que concluye en una filosofía pancista y vengativa. Pasiva y corrupta.
Piensen, luego existan.