sábado, 6 de junio de 2009

El vandalismo... ¿juez, o parte del ser humano?


En una tertulia radiomatutina, de esas que nos llaman "escuchantes" (que nunca entenderé por qué, los radiooyentes se han convertido en radioescuchantes) se entretenían en exponer a debate el tema del vandalismo.
De todos los comentarios que pude oir -o escuchar, jeje- ninguno me pareció el adecuado. Mea culpa, pues igual estoy desfasado, o sua culpa, pues a lo mejor, los desfasados son ellos.
Unos decían que el graffiti es una forma de vandalismo. Otros, que el graffiti, es una forma de cultura, o algo por el estilo. Aquellos, por qué en el fútbol, se genera tanta violencia o vandalismo, cuando algunos desgraciados se dedican a destrozar cosas, a su paso por las calles de las ciudades. Éstos, que los jóvenes son vandálicos, porque tienen vitalidad (esto si que me parece una barbaridad de tamaño descomunal) y los mayores no lo hacen, porque tienen otras cosas a que dedicarse. También hubo algunos que dijeron, que el vandalismo es algo que se genera en las personas, sin dar más explicaciones.
Y desde luego que este último, se acerca más a la verdad según mi humilde criterio.
En fin, una serie de comentarios, que más bien me parecen hechos porque hay que decir algo.
Y nadie cayó en la cuenta, que el ser humano, como animal -aunque en ocasiones racional- tiene "calidades" y "cualidades". Esto no es otra cosa que, actitud o aptitud, si hablamos de nuestra especie. Me explico: las actitudes, suelen ser condicionales, o adheridas al carácter. Y las aptitudes, son capacidades que permiten discernir. Ambas cosas son susceptibles de adecuación, según los conocimientos adquiridos.
Por lo tanto, la aptitud o cualidad, ha de utilizarse para moldear lo característico, que a veces no es lo más deseado.
Señoras y señores radioescuchantes, conductores de programas, y demás compañeros mártires: El vandalismo, es una calidad inherente, incrustada, absorvida, indeleble, inseparable, y unos cuantos más in- del ser humano.
El vandalismo, surge en determinadas circunstancias o estados de ánimo de esta especie. Pero no olvidemos que esta "calidad" que deberíamos calificar siempre como negativa surge la mayoría de las veces al amparo de otras calidades. Como por ejemplo el gregarismo, que todos sabemos es la tendencia a la agrupación. Y en otros casos, bajo una actitud que se llama clandestinidad, anonimato, o furtivo si quieren.
El individuo de la especie humana -que tal suena esto- cuando consigue que sus cualidades o conductas, superen a sus calidades o características congénitas (cuando se convierte, o convertiría en racional) deja automáticamente de comportarse como un animalito cualquiera.
Deja de ir al fútbol, o al menos cuando termina el partido, se va a su casa en paz, o a tomar un par de cervezas tranquilamente; deja de pintar en las paredes; deja de ampararse en la multitud para hacer fechorías; deja de esconderse para cometer atentados; deja de refugiarse en la oscuridad y la falta de testigos para urdir barbaridades; deja de violar y maltratar a otros seres, para sentirse más fuerte; deja, en fin, de comportarse como lo contrario a UN SER HUMANO.
O hemos estudiado muy poco, o lo poco que hemos estudiado, se nos olvidó... por desgracia.