martes, 10 de noviembre de 2009

Son más cabrones que bonitos

Algo realmente curioso, si tenemos en cuenta la ley de protección de datos,
Lo que voy a contaros tiene mucho que ver con el blog que ha ganado el premio de 20 minutos, que lleva por título "lo que me toca los cojones" que ahí os dejo el enlace, para que lo visitéis, que de veras no tiene desperdicio. Y no por lo escatológico del título, que eso es evidente. Sino, porque diciendo lo que de verdad le toca los cataplines, ha llegado al éxtasis del voto popular.
Y no es para menos.
Porque a diario nos encontramos con "cositas" que tienen, más que tomate, un saco de tomatazos que habría que darle.
Resulta que el otro día voy al Carrefour ese, y compro una tele de titantas pulgadas y tal y tal y tal. Que además, lleva como regalo la instalación, decodificador y demás zarandajas del Digital +. Solo he de pagar las mensualidades, eso sí, durante un mínimo de 18 meses de contrato.
Papeles en ristre, me entregan la copia de la promoción, y me siento en mi casa a esperar tranquilamente -primero instalé la tele, claro, para no aburrirme- a que aparezcan los señores de esta magnífica plataforma digital. Me relamo pensando en que veré los toros y el fútbol a mi antojo, y alguna que otra peliculilla de estreno, o no.
Y... que creéis que pasa? ¡¡Me llaman desde un teléfono móvil, para pedirme los datos bancarios!!
Así, como suena: (más o menos)
-Hola, le llamo de Digital plus, para que me diga el número de la tarjeta de crédito, y la cuenta bancaria-
-¿Cómoooo... ? -no podía creerlo- ¿Es que no viene el instalador autorizado a mi casa?
-Si señor. Pero primero ha de darme usted los datos que le pedimos.
-Pues mire -inmediatamente me indispongo- No le voy a facilitar ningún dato por teléfono. En la copia de la promoción que tengo aquí delante, dice que, "no olvide facilitar los datos de domiciliación al instalador autorizado". Lo que supone que por teléfono, no estoy viendo al tal instalador. De modo que, como debe ser de recibo, conciertan conmigo la hora de visita. Vienen a mi casa, y con la persona delante, yo le facilitaré los datos.
-Pues ustéd verá. Es una norma que comenzamos a utilizar desde primero de Noviembre, y si no nos facilita los datos, no le instalaremos el servicio.
Ahí queda eso. Ahora me diréis si esto no toca la bolsa de la merienda, el chichi, y otras muchas cosas que a uno le ponen los pelos como escarpias.
¿Es que hay otra ley que obligue a facilitar los datos al primero que te llame por teléfono, aunque no tenga modo de identificarse? Porque, que nadie me diga a mi, que por teléfono se puede contrastar a alguien, porque es una puta mentira.
Saludos para todos/as.