domingo, 22 de agosto de 2010

Las playas, el sueño dorado de unas magníficas vacaciones...



Comenzaremos aquí una nueva andadura, publicando entradas que en su dia fueron artículos escritos por mi, en la página SPAINTUBE.ES, dedicada al turismo de España, cuyo enlace os llevará allí directamente.


Cuando apenas faltan unas semanas para concluir las vacaciones veraniegas, se empiezan a echar de menos las arenas y el mar. La playa, sueño dorado de cualquier veraneante, cala hondo en los espíritus de viajeros y turistas, para recordar todas las ilusiones del proyecto vacacional, y el sabor a poco cuando esto se acaba.


Hemos encontrado un vídeo en el que se muestran varias de las playas españolas, que aquí les añadimos, con la idea de proporcionar un placer añadido, en recuerdos y proyectos venideros.
Quizá, aquél lugar que no escogimos, quizá, aquél otro al que fuimos, todos, forman parte del propósito habitual de cada año, cada primavera, cada verano.

La playa de Torimbia, en Asturias, defendida su espalda con una deslizante y suave campiña, para contrastar su verde alfombra con el sosiego del mar que la besa. Con una longitud aproximada de 500 metros, para que no parezca ni muy larga ni muy desangelada, y así, la ausencia de la odiada masificación. Por eso, se constituye en un punto de los amantes de la naturaleza, tal, que se convierte en un núcleo que acoge tanto a nudistas, como bañistas convencionales.

La soñada y por siempre visitada Benidorm, playa situada en la preciosa provincia de Alicante, comunidad autónoma Valenciana, que durante años fue –y sigue siendo- la más deseada de todas ellas. En la década de los sesenta y siguientes, causó furor en todo el turismo nativo, que apenas comenzaba a disfrutar de vacaciones estivales, al alcance de cualquier clase social. A lomos de los recordados “seiscientos” baca incluida, el trasiego masivo autóctono, creaba imagen en todas las carreteras que allí conducían.

Blanes mismísimo portal de la Costa Brava, que se erige en figura de excepción. Municipio donde la pesca y la agricultura se toman de la mano, para abastecer a propios y extraños de excelentes productos gastronómicos. Playa de finas arenas, calas recónditas entre montañas de belleza espectacular, magnífico escenario para el goce de cualquier amante de la naturaleza viva.

Calpe, también en Alicante, concretamente en la Marina Alta. Para mostrarnos el parque natural de Peñón de Ifach, impresionante cabeza boca-arriba, natural y testigo de excepcional belleza. Lugares singulares como la playa La Fosa de Calpe, agrupan el ramillete de oferta turística de escaso parangón, por si alguien se lo deja de lado, tener en cuenta en futuros veraneos.

Y de esta manera, una a una, podríamos desgranar el fruto de nuestras playas, inmensas, preciosas en cualquier caso, de modo que siempre persistan en las preparaciones del ciclo estival, primavera, o incluso invierno en determinados casos.

Queden ahí para recuerdo, añoranza, o, simplemente crear nuevas ilusiones turísticas en épocas venideras.

Saludos cordiales, y continúen ustedes con sus ocios veraniegos y en su caso playeros, que a uno ya se le acabaron.