jueves, 30 de diciembre de 2010

Volvemos a la ley seca

Esta imagen dejará de ser frecuente en nuestros bares, restaurantes, y locales de copas en general.

Tal y como cuentan en Wikipedia, en el enlace superior, tiene mucho que ver -o al menos se parece- a la dichosa ley seca que hubo en Estados Unidos durante un tiempo: "la prohibición"

El ser humano tiene una calidad que se conjuga con lo clandestino, y se aplica normalmente ante lo que a uno le prohiben, o representa algún peligro tácito. Por eso los deportes de alto riesgo (puenting, vuelo libre, parapente, etc., etc.) y también el ocultarse para cometer ciertos actos, digamos, no muy bien vistos.
Lo que me hace pensar, y si me apuran hasta temer, que a partir de las prohibiciones retrocedamos en lugar de avanzar.
Creo en mi humilde entender, que a la civilización se llega abriendo fronteras. Y digo fronteras y no cayucos, conste, además de referirme a todas las fronteras: idiomáticas, étnicas, culturales, etc. Abrir, es lo contrario de cerrar, como prohibir, es lo contrario de normalizar.
Normas, si; prohibiciones, no. No confundamos el tocino con la velocidad.

Bueno, el caso es que una vez más tenemos que "aplaudir" a los progresistas estos de pacotilla (por no decir de mierda, que me parece muy descalificativo) Resulta que ya sacaron una ley al respecto; hicieron que los negocios de hostelería mayores de cien metros cuadrados, tuvieran que contemplar una inversión para poner zonas "fumador-no fumador". A los locales menores de cien metros, les dejaron elección, para que decidieran según su clientela: "se puede fumar" "no se puede fumar". Y ahora, no contentos con eso...sin saber por que motivo ni razón, cambian todo.
Tendrían que correr con los gastos que generaron en su dia, joooooderrrrr. Ni aún así, podrían demostrar otra cosa de lo que son: estúpidos, inválidos, catetoprogresistas, plantaestacas, descerebrados, copiapollasdeitaliayvariosmás, soplagaitas, despersonalizados, papafritas, impresentables, y un largo eccétera de epítetos, que llevaría diez bolgs, y veinte mil entradas.