jueves, 1 de diciembre de 2011

SANTIPONCE...tierra de emperadores

Santiponce, Itálica… pueblo de emperadores
Lo mismo me da, que me da lo mismo. Si nos remitimos al hilo de contar que pueblos forman la vía de la plata, Santiponce-Itálica, Itálica-Santiponce, cobran idéntica escala. Porque Las ruinas itálicas como se conocen hoy día, comprometen Santiponce, hasta el fin de los siglos.
Se ponía en la fecha el año 1800 –o algunos arriba- cuando se descubre el primer yacimiento de Itálica…. Y desde aquél instante, la historia cobra un sentido diferente… todos los argumentos disponen que allí, nacieron tres emperadores de Roma.
Y así queda escrito en los anales de la historia, que en Sevilla, Santiponce, o Itálica, nacieron Trajano, Adriano y Teodosio. Tres césares, tres emperadores, bajo cuyo mandato o dominio, estuvo una gran extensión de este planeta llamado tierra.
¡Para no ser importante!
Se dice que Santiponce fue fundada en el 205-206, antes de nuestra época, o antes de la era común para entendernos mejor.
Este acontecimiento ocurría en la Turdestania,  que así se llamaba a la región comprendida en el valle del Guadalquivir, y que asciende al IV siglo anterior a Cristo.
Casi “ayer”, como aquél que dice.
La cercanía de Santiponce con su trascendental Sevilla, da juego para colocar a la Perla del Guadalquivir, la diosa del Guadalquivir, en un estatus muy relevante.
Pues, para que nos enteremos, las grandes ciudades, todas, sin sus barrios o pueblos periféricos, no son nada. Y por esa razón, también, este programa atenderá a los barrios, arrabales, parroquias, o asentamientos que concluyen en los cinturones de las ciudades más importantes.
En fin, para no aburriros, pasaremos a apuntar algo sobre Santipoce… aunque a continuación de estos apuntes, tendremos con nosotros alguien más cualificado y calificado, para decir cosas de esta ciudad, que también, está pegadita, muy pegadita, a Sevilla….

jueves, 24 de noviembre de 2011

Edición 23/11/2011-3ª de San Juan de Aznalfarache

Curioso y sorprendente el cementerio de perros de Valparaiso.

¿No es verdad ángel de amor que en esta apartada orilla, más pura la luna brilla…. Y se respira mejor?
Seguro que estas estrofas son de todos conocidas… y quizá ignoramos todos en donde fueron paridas
Por no hablar del mundo entero ¿Conocen los sanjuaneros que muy cerca de sus casas estuvo José Zorrilla?
Pues señoras y señores… no ha lugar a sus temores, pues es cierto, que de apellido Zorrilla y de nombre don José, hizo aquí a Don Juan Tenorio… y también a Doña Inés.
Quizá inspirada en sabores del Burlador de Sevilla…  a quien  de nombre don Tirso y de apellido Molina, atribuyen aquél mito del don Juan de los requiebros…
Tal vez que no fuera un muerto el convidado de piedra, que campara a sus respetos por el convento y la vega… haciendo pie en los pantanos y asustando en los esteros.
Pero pueden afirmar que estuvo en Valparaíso muy cerquita de la huerta, la muralla, el monumento, calle real, la bodega… y capítulos enteros.
Que sí, que aquí se escribió el Tenorio, en San Juan de Aznalfarache, el del Cerro, los terceros, los condes, los olivares,  los romanos y los árabes, los fenicios o tartesos… si, ese San Juan que es un pueblo…..muy cerquita de Sevilla…
Ese pueblo al ladito de Sevilla, que se acicalaba cada mañana de paso de carretas… que aplaudía sin medida o distinción a todos los simpecaos y a sus romeros… que gritaba vítores a la Blanca Paloma, y que hoy, ya puede verla allí en su sitio, en la capilla del Rocio, cubiertos con su flamante hermandad de sanjuaneros…
El San Juan del que hemos hablado en estos días, unas cuantas de sus más apreciadas vistas, y con toda certidumbre, que nos dejamos mucho atrás.
Porque se puede hablar de un pueblo… se pueden contar sus costumbres y relatar su historia… pero lo que no se puede de ninguna de las maneras, es, retratarlo como se merece. Para eso, hay que vivirlo y amarlo, hay que pensarlo y soñarlo… por aquello de los sueños que se hacen realidad
Este es el pueblo que en su día me acogió, a mí y a mi familia, porque mi querido padre que ya no puede verlo, decidió así, pasar en él sus últimos años.
Aquí, tuve ducha por primera vez en mi casa, y agua  caliente.
Aquí, conocí el camino del Rocío, pues también me asomaba para ver pasar las carretas.
Aquí tuve mis primeros devaneos amorosos, de cada tarde subir a pasear bien arregladito, a la preciosa vista del monumento y su muralla…
Aquí pude decir, por primera vez también,  SOY  de San Juan de Aznalfarache.

jueves, 17 de noviembre de 2011

EL MONUMENTO... 2ª entrega del programa

Antes que nada, comunicaros que ya se puede escuchar esta emisora directamente desde internet, para lo que debéis dirigiros a: http://www.radioguadalquivir.blogspot.com/


EN LA PRESENTACIÓN:
Antes de acometer la Ruta de la Plata -que a buen seguro tomará el testigo en poco tiempo- volveremos a ese escenario que vive y crece desde la orilla del Guadalquivir… y que da la espalda a este reguero de mil culturas, por mirar siempre hacia su cenit… una cumbre que es guía y luz de propios y extraños, que solo se puede comparar al cielo… un monumento, el monumento que en las claras y despejadas noches, desparrama su rutilante lluvia de estrellas, desafiadas por su único dios y seño, Jesús……. Quien sin miedo alguno ofrece su silueta, altiva pero dócil, en el respeto que merecen todos sus creyentes, y el silencio que deben mantener quienes profesen otros fervores…. pues así es la riqueza del ser humano….Hablad o escuchad… pero no calléis a quien habla… así como tampoco os molestará quien calla.
 
En el pasado programa, fieles a la filosofía de esta idea, hemos compartido, degustado y apreciado, unos magníficos apuntes que nos dejaba José Manuel Peña Sutil… ese sanjuanero que lo pregona a los cuatro vientos, que demuestra en primera línea todo lo que se debe hacer para que nuestros principios se mantengan a través del tiempo. Sea este cuál sea… se sumen los años que se sumen
Que más tarde por cierto, propuso un placentero círculo, con otros fenomenales contertulios, amigos ya, de este programa, Francisco Meléndez y Fernando Paz, a quienes agradecemos su amable colaboración. Ambos contribuyeron de forma magistral, para dibujar cuestiones de este pueblo. Y esos bocetos que aportaron entre todos, nos dan pie a cumplir lo prometido, y enlazar este segundo punto sobre…  San Juan de Aznalfarache.
El San Juan que nos habla de infinidad de civilizaciones en cuya baraja se pueden ver las cartas escritas en latín o árabe entre otras lenguas…. Ese San Juan que tiene dos santos intrépidos y conquistadores de corazones, tanto, que incluso fundan o patrocinan otros lugares no demasiado lejanos.
Este pueblo, que aglomera una densidad de población que produce hipo (cuando menos sorprendente) y que ha sabido encasquetarse la montera, para llenar muchos, muchísimos platos de arroz por todo el mundo.
El lugar que en 1901, primerísimo año del siglo veinte, se benefició de una ley que aprobaba la instauración de una línea férrea, que dio lugar la infraestructura de un enorme muelle…. donde por primera vez en Andalucía, se trabajaba con el hormigón armado… entonces, un modernísimo material.
El sitio muy cerquita de Sevilla, al que también se acusa de dormir a sus habitantes, pero que los mantiene vivos con el medio de comunicación más moderno, el metro, que comparte amablemente con la insigne capital… además de otras muchas cosas, por las que luchan los que siempre, siempre están despiertos…
EL HOMENAJE:
Hoy, en esta segunda entrega sobre San Juan, haremos un homenaje a su Monumento…. Humilde, pero de todo corazón, intentaremos mostrarles por medio de la palabra, todos los pasillos de esta gran obra….Pasearemos por sus instalaciones, y descubriremos que hay de esa historia, guiados con sabiduría de la experta mano de:  Bernardo García Velez, Teniente Hermano Mayor de la Hermandad de Los Sagrados Corazones, ni más, ni menos….
Buenas noches, Bernardo, y bienvenido….
En primer lugar, para situarnos en esta excepcional obra:-------------------------------------------->
<------------Ahora podréis escuchar el audio del programa que ya está cargado en el menú de la derecha
Y no olvidéis que ya se puede escuchar esta emisora directamente desde internet, para lo que debéis dirigiros a: http://www.radioguadalquivir.blogspot.com/

jueves, 3 de noviembre de 2011

Aqui comienza....

En este miércoles, nos vestimos de color y alegría, para comenzar un paseo … un recorrido, que nos llevará por rutas insospechadas, preñadas de leyenda y pasión…
Con el toro y el molino… para enseñarnos la sangre caliente que nos identifica…
Desde Don Quijote… a Morante de la Puebla….para inventar lo que no se ha inventado
Desde el Cid Campeador… a Victorino Martín, para demostrar una casta…
Desde la cuna… a la muerte…. Pasando por todos los pueblos que nos pisaron… y pisamos, para escribir nuestra historia…
***
En este programa, trataremos de compartir todas las sensaciones que nos dejan en el alma, los argumentos que atesoran nuestros pueblos y sus costumbres.
Iremos dejando voces que incentiven el deseo por saber de otras regiones, pueblos, ciudades, capitales, comunidades… rutas, ríos, mares y montes, en fin, que jalonan el grandioso –y a veces gran ignorado- territorio de la geografía española.
Hablaremos aquí de La Ruta de la Plata, camino y vía que inventaron los romanos, cuando sus huestes poblaban medio mundo. De ahí el título “Desde Sevilla a Gijón” que no es otro que la distancia que separa de una punta a otra el hereditario recorrido.
Tampoco obviaremos el Camino de Santiago, que en ocasiones va unido sin poderlo remediar al itinerario anterior… Viaje hollado por millones de peregrinos pies, desde los primeros cristianos hasta nuestros días.
Y dice quien lo ha realizado, que cambia para el sentido de la vida… para siempre…
Por eso, iremos desde Sevilla a Gijón… pasando por cualquier sitio…  hablando con sus gentes y oyéndoles a todos… para agrandar nuestro espíritu…


Un viaje que hoy empieza en… San Juan de Aznalfarache… aviso y seña de carretas y romeros, de simpecaos, hermandades, devoción, peregrinos a pie o a caballo… bueyes y boyeros,
Camino lento que se adentra en el aljarafe, dejando atrás aún sin querer, a la diosa del Guadalquivir, Sevilla.
Esa diosa grande y bella, que abraza en su patrimonio a otra diosa menor, la aljarafeña, para indicarle alguno de sus más preciados tesoros, como  el camino del rocio.
Y a su vez, dejar bien claro que San Juan, es el principal estandarte por esta ruta, que envuelve olivares y viñas, para abrir el singular esmalte del aceite,  y el agradable y sabroso matiz de sus vinos.
Entrevistamos a José Manuel Peña Sutil, sanjuanero de pura cepa, que ha tenido la amabilidad de acompañarnos en este comienzo, para contarnos cosas de la historia de su pueblo... nuestro pueblo

domingo, 25 de septiembre de 2011

El "Capucho" de Jerez

(Esta entrada fue publicada en su dia sin etiquetas... ahora, me parece tan graciosa que vuelvo a repetirla...eso si, con sus etiquetas correspondientes...)

¡Si señor! Este es "El Capullo de Jerez".
Ilustre y conocido cantaor, sobre todo en los suburbios flamenco-adictos.
(Léase noches interminables, de ingerencias y sugerencias extrañas; esas en que suena en la taberna o tablao, la frase emblema "echa otra copita aquí"; y, casi sin poderse contener tras unas letras por bulería, el "pirriuuum-pirriuuum...¡haaaaa!"; piernas bien asentadas, para dar "la pataita" final...¡ayyy... que noches de embrujo y copla!)
Hace poco, algo más famoso por un asunto bastante "rarito" de latas de gasolina, niños, abuelas, y absoluciones. Según se publica en un prestigioso diario; y unos días más tarde, su absolución por un juzgado de su tierra de procedencia, que podrán encontrar aqui
Sin pretender quitarle brasa a esta noticia ¡que la tiene, y bien rojiza! nos haremos eco de una consecuencia, al ser pregonada por un presentador de televisión -como no, y una vez más- en otro telediario de las tres.
Pues si; se ve que al buen hombre, dispuesto y dicharachero profesional de la pantalla (en versión noticias) no le sonaba mucho eso de "capullo de jerez". Lo del capullo, seguro que sí, pero en otras acepciones posiblemente. Y...claro...una cosa lleva a la otra, hasta que, en sus retinas aparece la palabrita, escrita en el guión...je je je je....y él...se diría, en un alarde de reflejos que en esos casos hay que tener: "si será jilipollas el redactor este...pues no va y escribe CAPULLO...de Jerez...¿como voy a decir yo, esto?"
Y, ni corto ni perezoso, creyendo que hacía lo mejor del mundo...va, y suelta: "El conocido cantaor flamenco capuCHO de Jerez..."
Siiii, si, si...sin nada de mal entendido, ni historias de esas, que lo repitió un par de veces por lo menos. Exactamente dijo: c a p u c h o.
Eso se desprendió de tamaño gazapo. Esa fue la sensación de estos ojos, que estaban pendientes de la pantalla en ese preciso momento. Aparte, el apoyo de los circundantes, que igualmente pudieron saborearlo. Se adivinó, casi, la mueca de extrañeza que debió padecer el dicente.
Y, claro, el desconocimiento del mundo flamenco, ya que por estos andurriales, casi todo el que admira ese arte, escuchó alguna vez hablar del susodicho.
Probablemente, con la picaresca que nos caracteriza, si hubiese visto antes esta foto que aquí ponemos, seguramente se hubiese dado cuenta de lo acertado del apodo...¿por lo frondoso de su melena, quizá?

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Juegos peligrosos

El otro dia mientras desayunaba, tuve ocasión de escuchar esta noticia en la radio, que me dejó poco menos que pensativo -sino patidifuso- por un buen rato.
Vivimos en unos tiempos que parecen de otro planeta, a juzgar por la gran cantidad de tonterías y chorradas que se ven y oyen, y esto no es para menos. ¡Mira que jugar a matarse!!!!
Es lamentable el estado que alcanza en ocasiones la mente del ser humano. Lamentable.
Uno, que también ha sido niño, pueden creerlo... pues tira del recuerdo para tratar de buscar allá en su ya lejana infancia, algún juego que tuviera que ver con los de la actualidad. Y... no; no aparece por ningún lado, algo semejante.
Si, que se jugaba a las guerras y eso...pero no acababa más allá de un chichón o pequeños rasguños, que en ningún caso afectaban a la vida en sí. A ese bien tan preciado con que la naturaleza nos premia, que aunque siempre acaba en muerte, algunos parece que desde pequeños tienen prisa porque llegue. Sino, me explican que hacía este chico jugando a asfixiarse por internet. ¡Madre del amor hermoso!
Porque todos sabemos que existen seres paranoicos, que no se conforman con estar tranquilitos viendo pasar las procesiones, sentados cómodamente en balcones o terrazas. No¡ ¡tienen que saltar de un puente amarrados por los pies!
O de nueva, novísima -al menos para mi- concepción de este estúpido ¿entretenimiento? de mirar a ver quien aguanta más sin respirar... pues para eso, han de buscar en los cementerios...esos si que aguantan...
No te jode con las prisas...

martes, 21 de junio de 2011

Carlos Ferrando y Carmina... el encuentro


De cuando Carlos Ferrando, quiso disculparse con Carmen Ordoñez....

Una de las tardes que declinaron pesca por dominó, en casa del amigo trianero, Rafa, sonó el móvil de Romualdo.


Por la manera de hablar de él, enseguida se dieron cuenta de quien estaba al otro lado: Indiscutiblemente, ¡mujer! Le importaba un pimiento que su pareja estuviese presente, para no perder ni un solo segundo en alimentar su enorme ego.
-¿Cómo le permites que hable así? -Preguntó Pablo, dirigiéndose a Lili- ¡Delante de ti, y dándoselas de macho!... ¿Será engreído?
-¡No te preocupes Pablus... es un tontorrón! -Contestó ella señalándose- ¡Al final, siempre muere aquí! ¿No ves, que la nena vale mucho?

La "polvorilla" hacía claros gestos, que no dejaban lugar a dudas. Ni que decir tiene que Pablo, mirándola detenidamente, entendía a la perfección lo que ella trataba de explicar. Era una mujer de cuerpo entero, como solía decirse; y en ocasiones se preguntaba el porqué, permitió que Romi interfiriese.
Era la primera vez que le ocurría, que gustándole tanto una mujer, no intentase haber mantenido otro tipo de relación. A riesgo de parecer un tanto sátiro, imaginaba como sería el sexo con la guapa madrileña.
Lo que se veía en las películas, por una mano, estaba sucediéndole a él. Chico y chica que se conocen; se atraen muchísimo; realmente existe química entre ellos; y, además, se divierten juntos como nadie, cruzándose el tercer amigo guaperas que lo estropea todo.

Claro que, por aquel tiempo, Pablo estaba ocupadísimo.

-¡Hermanito! -soltó el otro, sin darse por enterado- ¿Quieres acompañarme?... Mi amiga Carmina, reclama mi presencia.
¡Que petulante era! Pablo le miraba, sin saber qué hacer con él...
-Pues entonces... ¡vete raudo y veloz, capullo!
-¡Anda, vente! ¡Que me ha preguntado por ti! -Ahora le doraba la píldora, otra vez. ¡Si lo conocería él...!
-¿Y a mi, que me importa?
-¡Vete tu con él, porfa! -Terció Liliana- ¡Con eso le vigilas por mí, que no tengo ganas de moverme!
-¡Bueno, si tu me lo pides...!

No es que se ajustara la realidad, con las palabras que decía, y, teniendo en cuenta siempre, las claves de buena relación que atesoraban. A Pablo le iba la marcha de Romi, porque su cariño hacia él era superior a cualquier actitud más o menos egocéntrica. Lo cierto era que se apreciaban de veras, y siempre se tuvieron cuando lo necesitaron. Bromas aparte.

Añadiendo que deseaba salir a tomar el aire, y darse una vueltecita por la ciudad. Los alargados y voluntarios encierros, alguna mella, sí que hacían.

-¡Tened cuidadito! -Dijo Lili besándoles a ambos- ¡Yo cuidaré del abuelete!

Esto último lo dijo refiriéndose a Rafa (el casero de la timba) que tras haber poseído una de las mejores salas de fiestas de la ciudad, atravesaba un lapsus de ruina financiera. Pasaba por eso que llaman depresión económica, viéndose afectado paralelamente, en espíritu. ¡Estaba jodido! que diría Pablo, por no decir con una depre elefantina.

En el camino, Romi le explicaba los pormenores de la llamada. Según Carmina, estaba en compañía de unos amigos, y deseaba hacerles un homenaje a todos y cada uno.

La cita, en un afamado restaurante cercano a Los Jardines de Murillo.

Allí, entre la parva concurrencia de la terraza, a esas horas de la tarde, efectivamente estaba Carmen. Acompañada por un periodista televisivo; un fotógrafo; una señora que presentó como su secretaria; y, ¿cómo no?, el joven que había conocido en el Pub de "los niños". De modo que con la llegada de ellos dos, se convirtieron en seis personas.
Seis personas, seis; que, tras los pertinentes protocolos, se acomodaron alrededor de una mesa de aluminio, para disponerse a pasar un buen rato. Media docena de ejemplares, de lo más dispar y variopinto, que reclamaban la atención de casi todos los poquitos seres humanos que pasaban por la zona. Eran las seis de la tarde, y tanto hora como temperatura, -y número de asistentes- invitaba a pensar en toros. Esta vez, con doble de terna, ya que, no siempre el dígito seis, ha de referirse a morlacos.

Era curioso como en Sevilla, sin igual en ninguna otra ciudad de las que conocía, determinados momentos, ambiente y lugares, le inclinaban constantemente a la fiesta taurina. Algo de toros se respiraba en el aire, cuando se imaginaba aflojar "El Lorenzo", y se soñaba con los clarines.
Porque cierto era, que ni el sol dejaba de calentar, -¡maldito!- ni los clarines se podían oír todas las tardes.

Sus intenciones, en un principio, eran marcharse de allí cuanto antes. No le interesaba, en absoluto, salir en ninguna fotografía. (En eso se parecía a Antonio "el cordobés")
Pero el cariz que tomaba la reunión, unido a la cortesía de la anfitriona, le apeteció encontrarse a gusto. ¡Que caramba! No perdía nada, por oír a aquel famoso reportero, despacharse a su antojo entre "moldes y monroys, sonias, mares y flores".

Y... ¡de verdad que los comentarios, no tenían el más mínimo desperdicio!

Trasegaba una botella de licor para el solito, chupando con fruición un enorme veguero, mientras los demás, ya sin miramientos, se daban al deleite de la sofisticada copa larga.
Muy conocido en la pequeña pantalla, el periodista, se desgastaba en congraciarse con su generosa interlocutora, derrochando disculpas. El motivo no era otro, -según decía- que unos dias antes en un programa de televisión, la había instigado en grado extremo. Movido, eso sí, por la orden directa de su máximo responsable.

-¡De verdad, que yo no te conocía! -Decía elocuente- Cuando el aquel -aquí pronunció el nombre del famosísimo director del programa- me dijo que fuera a por ti, hasta que confesaras que los moretones de las fotos, no eran de una caida en la bañera, salí dispuesto a ello. Te había tomado por una mujer frívola, al mismo tiempo, que esperabas una exclusiva para confesar los malos tratos; y, cuando te miré a la cara, me di cuenta que eras todo lo contrario. Capté enseguida tu sensibilidad... ¡Tonto de mí!... Pero ¡te juro por lo más sagrado, que me arrepentí al instante! ¡De verdad -se repetía como una fritada de pimientos- te digo, que no te conocía! ¡Me arrepentí, de veras!

Aquel hombre era una moto. Hablaba y hablaba sin parar, y bebía y bebía con apenas pausa. Si no fuera porqué, se diría que estaba flipando. ¡Menos mal, que Pablo conocía aquellos síntomas!

-Pues nada... -pudo añadir la divina, aprovechando un sístole- ahora ya hemos hablado, y espero que sea para sellar una amistad. Aquel dia, me sentí fatal... pero ya pasó.

Una cosa le estaba quedando clara a Pablo; y era, la enorme generosidad de aquella mujer. Él, solía ver el citado programa esporádicamente, y discernía las carnazas que se podían llevar a cabo en el conocido plató. Por lo tanto, aunque en esta edición que hablaban no estaba al corriente, no le extrañaba en absoluto todo lo que soltó por la boquita el popular periodista.

Pintado para inquirir, -a veces grotesco, otras desconsiderado, y las más, esperpéntico- y ella, que le tocó el vilipendio, diseñada para persona sin prejuicios. Un clásico del dichoso espectáculo en alusión.

¡Nada que objetar! No pondría en duda, ni un retazo de lo que allí se habló.

Y le quedaba también clarísimo, que Carmen Ordóñez era una persona con ausencia de malicia. Sus palabras, sus gestos, sus miradas, charlaban de total indefensión ante los viles. Y, además, indiferencia.

¡A saber, lo que cualquier mal nacido, frio y calculador, podría conseguir de ella!

Pablo, como siempre, pensando en Quijote.

Debido a su enorme experiencia en el trato con las personas, de cualquier clase, captaba fácilmente la sinceridad y la hipocresía. De todo lo que allí se habló, sacaba sus propias conclusiones, que no distaban en diferencia con las convicciones que ya tenía formadas.

Se barajaron una cantidad de nombres, que llenarían la cercana fuente de "La Pasarela", desbordándose por todo "El Prao". (Muy cerquita de los juzgados, por cierto)

Se despachó a gusto, el del pelo corto y oxigenado… Ya no trabajaba en aquel programa, por diferencias con su director… Y su carrera, nadie la podría poner en tela de juicio… Jefe de prensa de las dos folclóricas por excelencia, y queridísimo por ambas… Las informaciones que valían más dinero, estaban en los cajones para protección de "los intocables" -eso ya lo sabía Pablo- … Sabía cosas de todo el mundo, que nunca contaría… -eso, también le pasaba a Pablo, y no cobraba por periodista- … Que ¡cómo las chupa fulanita!... y por cuanto se lo hacía zutanita...

Y, además: “El guardia ratero, amenazaba con publicar un affaire sexual con Su reluciente suegro” “Lola Flores, se tiraba a todo lo que se movía, sin importar sexo” “Rocío Jurado, tenía más para callar, que podía decir en todo lo que le restaba de vida” “Sardá, achuchaba a los colaboradores, como si fueran perros sobre presas. Era un producto de televisión, sin ningún sentimiento!” “Ésta, la chupaba por treinta mil” “La otra, pretendía cobrar más, y lo hacía peor”

¡Que barbaridad! Ni Sonias ni Moldes, quedaron en pié en aquella cháchara.

Pero la verdad era, que si aquello caía en un grupo de personas poco acostumbradas a la vida de la farándula, se podrían causar estragos. Muchísimas almas, inocentes de todo lo que se cuece por y para el dinero, más la fama, siguen creyendo en que sus ídolos mediáticos son semidioses. Y aún piensan que algunos de quienes hacen televisión, y en general los personajes públicos, son incorruptibles. ¡Qué lástima!...

¡Bueno... habrá excepciones y programaciones serias! (Aunque sean de humor, pues esta seriedad, se refiere a todos los parámetros)

Detrás de todo cartel, se escondían mugres de carácter nauseabundo. Pablo conocía ...seguir leyendo

sábado, 18 de junio de 2011

El Real... año sabático


El Real, un pub de Sevilla, sitio donde se reunía al completo la farándula, y lugar que conoció muy bien nuestro protagonista.
Aquí os dejo una pequeña entrega...

Le ofrecieron volver al pub donde había trabajado con anterioridad, en uno de los baches de su matrimonio con Trini. Con el dueño, aún le unía una buena amistad.


El local, famosísimo por aquel entonces, reunía por una parte, a gentes de todo tipo. Y por la otra, a personajes del papel cuché, que acudían en busca de diversiones y "otras cosas".

La década de final de siglo -y de sí misma- hacía debatirse a los noctámbulos, entre tolvanera (de drogas) y despendole (en general). Como si se fuera a acabar el mundo.

En Sevilla, ciudad que era el centro de su vida, la perfumada Dama de Noche -sin dejar de existir- había dado paso a la otra dama: "La Gran Dama Blanca".

Los canutos, para los nuevos cocainómanos, habían quedado obsoletos. Radicales ellos, esgrimían que fumar pitillos, era arcaico.

¡Pobres estúpidos! ¿Cómo se podía borrar de un solo golpe, tantos años de iniciación en los rituales de la droga?

Era absurdo llegar a la cocaína con treinta y muchos años, y no darle su lugar al "porrito". ¿Qué pasaba? ¿Qué habían llegado a la azotea, sin subir las escaleras?

Análogo de inconsecuencia sería, llegar a la democracia con cuarenta, sin contar lo bien que se lo pasaba uno, transgrediendo todas las normas totalitarias e irracionales.

Y ¡muy bien!, aquellos, que no tuvieran nada que contar. Cada uno, es cada uno. Pero el esnobismo.... ¡puafff!. ¡Huele fatal!


De modo que los rituales habían cambiado. La parafernalia del quemado del chocolate, el librillo de papel, y los mecheros pitilleros, habían quedado atrás, para dar paso a los espejos, tarjetas de crédito, y el reciclaje de los cupones de la once, que desde aquello, siempre terminaban en rulo. En su defecto, cualquier superficie seca y plana, no porosa, y el uso de navajas para trabajar el material. Y cualquier cosa cilíndrica con espacio interior, que cupiese por la nariz.

-¿Sabes en que ha terminado el cupón?-solía decir Ángel- ¡En rulo!-se contestaba a sí mismo.

-¿El cupón? -decía Pablo, algo más sutil- ¡Termina en ón... como siempre!

Y Pablo se daba cuenta, cuántas fortunas y libertades, acompañadas de algún que otro hígado y salteados cerebros, se llevaría por delante la puñetera "Dama Blanca".

Y tampoco le faltaba razón cuando decía que estaba inmunizado, porque en su momento, dejó todo aquello sin ningún trauma, o dependencia de cualquier tipo.

                                                                              * * *

Pero antes, debía pasar algún tiempo, navegando entre un "me da lo mismo" y "¿a mí que me importa?" Absoluta indiferencia de los pormenores, y total aprovechamiento de los buenos ratos.

Diversiones, sexo, alcohol y drogas. En el capítulo musical: el flamenco.

Sin hacer ascos al pop ni al rock. ¡No era cuestión de desperdiciar nada! ¡Había que vivir ese momento!

Por sus condiciones personales y de profesión, no fue nunca un camarero a la usanza. Hacía lo que le venía en gana, porque su capacidad, el dominio de las situaciones, y tener sus propios ayudantes, le permitía participar de las fiestas.

Sin perder el control de lo que se servía, se acomodaba como uno más y, ¡ala!; ¡a disfrutar!

Las juergas flamencas se sucedían de forma continua. Amante profundo de este arte, se dio el gustazo de ver y oír a los mejores. Disfrutar del privilegio que supone, estar en el sitio adecuado, en el momento oportuno.

Y en dicho capítulo, -el del disfrute- lo hizo del flamenco más grande que haya dado la historia: "El Changuito".

Flamenco y familia de flamencos, que para constancia, ahí quedan Angelita Vargas, hermana; Luis, casado con ella, y formando "los Biencasaos"; "La Parrandita", esposa de Chango y madre del "Potito", para cerrar el magnífico cuadro.

Enfermo, el pobre, por aquellas fechas, hasta que su hijo "el Potito" logró triunfar, y, como buen hijo también consiguió, sacar a su padre de la terrible plaga.

Que a pesar de haberle corroído las entrañas, nunca agotó su buen vestir, ni su porte de gitano con mucha clase. Su cara, en los momentos de mayor inspiración y entrega, por encima de cualquier mal, era la misma del cristo del Patrocinio. Algunos decían, que el artista que esculpió al "cachorro", había copiado en la cara de él. (Improbable, desde luego, por aquello del tiempo) Pero lo cierto es, que se parecía como una gota de agua a otra.

Parecía imposible que aquella guitarra, con sólo tres cuerdas en las más de ocasiones, pudiera sonar de esa manera. En sus manos, y su rajada y poderosa voz, hacían llorar con una solea.

Imprimía ganas de vivir, arrancándose por bulerías. Cuando rompía su voz, como nadie, rompía también, la tranquilidad de todos los bellos del cuerpo, de aquellos que le escuchaban. Y dando dos o tres pasos de baile por fiesta, dejaba sin ganas de ver otra cosa.

Como persona, para terminar de rematar tanta grandeza, ¡único!. Pedía, para conseguir unos billetes (de los coloraos) y quitarse las migrañas de la maldita enfermedad, siendo capaz al mismo tiempo, de compartir lo "cobrado", para que otro pudiese comerse un bocadillo, o, dejarle para un taxi.

Tan sencillo, que en los escasos momentos de lucidez, cuando Pablo le instaba a que difundiese su arte, demostraba lo grande que era por su tranquila humildad:

-Fu...fu....fui -se agarraba al hablar, el querido Chango- de..de..de.. los pri...primeros que fu... fueron a Japón, Pablito mío. Pe... pe...pero soy así. ¿Qué... que... que le voy a hacer?

Bendito hombre, que no daba importancia, a tanto como llevaba dentro. Porque viviendo tres calles más allá de Pablo, tuvo muchas ocasiones de verle y hablar con él, enfermo y sano, y seguía siendo el mismo.

-Algún dia, debería saberse quien es "el Chango", y que fuera reconocido por todo el mundo del flamenco.-Comentaba una tarde con Antonio "El Marsellés", que era otro de los grandes, y muy buen amigo.

No podía ser que un tio con tantísimo compás en sus venas, estuviese en el anonimato artístico. Un dia oyó a un señor, -autoridad de afición flamenca por demás- cómo le recriminaba por su actitud: "Chango -le decía- nunca te perdonaré, que nos hayas privado de verte triunfar en esto. Y si el mundo supiera de ti, tampoco te perdonaría".

¡Es que en esta tierra de María Santísima, -como decía su padre- no sabemos lo que tenemos! A lo mejor, es que no sabemos venderlo. ¿O es que hay tanto, que lo damos por normal?

Pero Pablo también pensaba, que podía ser, que el verdadero artista; genio de la bohemia y el cante, no diera ningún valor a cuanto encerraba en su arte. Por lo tanto, de los genios solo quedaría aprender. ¡No se puede criticar a un genio!

Pero por muchos pensamientos que tuviera, nada podría cambiar. Sólo disfrutarlo.

Y lo hacía, de lo lindo. Como el día que María Jiménez dejaba salir las mejores notas del "se acabó", en una reunión, acomodada en un saloncito VIP de aquel lugar.

O cuando escuchó y convivió unos cantes por lo bajo, con la inconmensurable Remedios Amaya, que por aquel entonces también andaba algo distraída. Amiga y acompañada de su compadre José Brenes, -que a su vez, era compadre de Camarón- se dejaba ver por aquellos lares muy a menudo.

Y también, cuando don Juan Peña "El Lebrijano", reunido con sus primos, se deleitaba en trasiegos apetecidísimos, y mejores catas. (Aunque los primos de éste, no eran bien recibidos por el dueño del local)

Entre esto y lo otro, aún quedaba tiempo para reírse con los chistes y anécdotas de Juanini, y su inseparable Pepito Gómez, última adquisición de los Marismeños.

Las ocurrencias y sentido del humor de Dani, ex de Ecos de las marismas, reconvertido en ilustre representante por la gracia de su saber.

El señorío y temple -en cualquier momento y lugar- del mejor torero de todos los tiempos, faraón de faraones, Curro Romero. A pesar de que por allí se prodigaba poco, siempre era un placer servirle un Beefeater con naranja.

El arte y las canciones de Curro y Antonio, (Antonio Díaz, íntimo de Carmen Ordóñez, y excelente persona) que no se cortaban a la hora de animar cualquier rato. ¡Vaya dos! Con su bendita canción de "Hay que pena, que yo no canto Macarena, y mi disco no se vende en Nueva York...", y su incombustible capacidad artística y gran cúmulo de anécdotas, alegraban a propios y extraños. Contando andanzas de por esos mundos de dios, de triunfos y sinsabores, y airosas salidas de situaciones imposibles, debido, al enorme ingenio de ambos. Resultaba difícil no apreciarles.

Pudo evaluar, que los mejores momentos de los artistas, no son en los escenarios. Estaba en ese reducido grupo, que puede jactarse de vivir los ratos de más inspiración y mayor soltura: "el de los íntimos"

En el que sólo unos pocos, podían oír a Antonio Cortés Pantoja, "Chiquetete", desgranar una solea, que no tenía nada que ver con "la conocí en la taberna". Esa faceta, que nada más llega, a los que tienen el privilegio de pasar un rato de juerga con él.

Eso sí, tenía que decirlo, "El Chiquetete" tenía muy mala memoria. Una ocasión en la que un individuo intentó atracarle, Pablo se colocó en medio de los dos, y se deshizo del chorizo en pocos segundos. A continuación, se dieron una bonita fiesta con unas amigas de Pablo, y el artista propuso, que una parte de los gastos fueran para él. El respondería del costo de aquella página, que sólo Pablo podría conseguir a crédito. Sin embargo, el mismo Pablo hubo de satisfacerlo un tiempo después, porque, cuado había que cubrir aquella apuesta, casualmente, el gran cantaor no recordaba nada. Solamente, y de muy vaga manera, el tropiezo con el facineroso. ¡Las cosas de los artistas!

martes, 31 de mayo de 2011

TODO EMPEZÓ AQUEL DÍA (los pepinos)


Si, señoras y señores; todo empezó en aquel dia.
Aquel dia que el partido del Sr. Zapatero, nos mangoneó a su antojo. Ese día, en que primero dijeron que no (evidentemente porque les interesaba para que el pueblo se fijara en ellos) y más tarde, cuando llegaron al poder, prepararon el referéndum que aquí se puede ver pidiendo un SI para entrar en el dichoso tratado.
Y como eso, todo. Recordando lo que escribo en esta entrada que hace referencia a los soldados españoles que hay por medio mundo, debido a tratados y resoluciones a los que pertenecemos sin remisión, deduzco que el ejecutivo no sabe, no contesta, o no tiene los cojones suficientes, para hacerse valer, y asímismo, hacer que su nación conste de la importancia que merece.

Por eso, lo de los pepinos, viene dado de toda esa puñetera trayectoria en que estos impresentables políticastros nos han llevado, como el que pasea a su perrito atado a una correa.
¿Donde están los españoles que han comido esos pepinos? ¿Donde están los comensales contaminados de Almería, o el resto de España?
Si los hay, o las noticias no han aparecido, o yo no los veo por parte alguna.

Por lo tanto, una de dos: o los pepinos de marras solo han viajado a Alemania, o, solo allí, se han vuelto nocivos.

Y es por lo que -como en las solicitudes a las administraciones- digo, desde mi humilde y cabreada opinión: señores responsables de la sanidad de este pais que se llama España: salgan a donde deban, y demuestren lo que tienen que demostrar... o escóndanse, como suelen hacer usando la demagogia que sin ninguna vergüenza utilizan habitualmente.

Si alguien conoce algún termino que pueda sacarme de esta duda, que lo diga ahora, o calle para siempre.

viernes, 20 de mayo de 2011

Lorca....Lorca....Lorca... Todo mi apoyo para los damnificados por el terremoto... pero yo, investigaría a los constructores.


Ante todo, como al comienzo del título, mis mejores deseos y todo mi apoyo para los damnificados, afectados, víctimas, familiares y allegados a las mismas,  de este fatal suceso.

Pero a los políticos, jefes, jerifaltes, presidentes, alcaldes, responsables en fin, de la seguridad ciudadana, tengo que decirles que se dejen de zarandajas. Que se EMPEÑEN en todas las ayudas posibles para los perjudicados, pero de VERDAD. Que acorten sus fotos y comparecencias ante los medios de comunicación, y comiencen a investigar las causas de los derribos de cornisas que provocaron tanta desolación,
Cornisas que se fueron abajo estrepitosamente, como si de papel fueran construidas.
Y edificios, que si la vista no me traiciona, aún se identifican ladrillos de, relativamente,  poco tiempo puestos.

Y a los noticieros, esos que parecen la mayoría de las veces, verdaderos buitres sobrevolando la carroña, se dejen ya de "aprovechar" la circunstancia, y se dediquen a poner en claro si es cierto, que todo lo que les dijeron a los habitantes de esa preciosa, magnífica y acogedora ciudad, aquellos que en su dia les visitaron, todos vestidos de negro u oscuro, se está cumpliendo.
Tanto aprovechar las circunstancias, huele a podrido. Las cosas se hacen y se acabó. Y en lugar de decir cuántos edificios más se están derribando, que se pongan el mono -por lo del polvo y eso- y se mezclen entre los dañados, a ver si es verdad que el gobierno les está ayudando, y cómo.
ESO, si que será una noticia digna de desayunarse con ella.

Y si estoy equivocado, que me lo demuestren. Esa es mi opinión.

martes, 19 de abril de 2011

Ahora le toca a El talismán de légamo

Ahora le toca a este. Espero que, uno a uno, todos mis libros vayan siendo presentados aquí y allá. Y espero también, por el regocijo de quienes tengan la oportunidad de leerlos, que se propaguen por la faz de la tierra... jejeje...¡casi ná!
Bueno, la verdad sea dicha, si alguien quiere leer, lo que se dice leer sin más intereses que divagar con la imaginación, en el mar del día a día, no tiene por qué obviar estos libros.
Aquí os dejo un link, donde podréis ver la forma de aquirirlos, todos y cada uno. Clicar aquí

sábado, 2 de abril de 2011

¡Cuidado con los pantalones!

                
Esto, también tiene lo suyo.
Si observan la reseña, verán lo curioso del caso: El titular, no tiene desperdicio.

"Confirmada la multa al policía que perseguía un caso sin cinturón"
De lo que se puede desprender lo siguiente: un policía perseguía el caso del "sin cinturón" como si habláramos del caso "malaya" o cualquier otro...  un policía perseguía a alguien sin cinturón por lo que se puede interpretar en dos direcciones: o el policía, o el perseguido, no llevaba cinturón. Y de echo, a cualquiera se le pudo caer el pantalón durante la persecución susodicha. Si fuera el del policía, ahí estaría el quiz de la multa ¿como se le ocurre a usted, no llevar cinturón en sus pantalones, hombre?

Y lo curiosísimo sería imaginar, cualquiera de ambas situaciones. Si durante el fragor de un seguimiento desenfrenado, al delincuente se le caen los pantalones, no me digan, que no es para desearle "buena suerte". Si al contrario, es al policía a quien se le vienen abajo las calzas... ¿quien no se partiría de la risa?

Pero no; nada de eso es el intríngulis de la noticia. Se habla del cinturón de seguiridad preceptivo en el vehículo. Vehículo, que por descontado, pilotaba el multado policía.
Pero esto también es curiosísimo en la más elevada potencia. Se me ocurre pensar que, para que este caso -y valga la redundancia- salga a las noticias, hubieron de conjugarse varias circunstancias.
A saber: el policía seguía a un supuesto delincuente, cabalgando un vehículo. Se deduce, por tanto, que el delincuente debía ir en otro automóvil (porque si fuera corriendo a pata viva, ya sería el despelote total)
Ahora llegan las preguntas: ¿La Guardia Civil detuvo a ambos vehículos? Si es así, ¿por que se ecaprichan en multar al poli, en lugar de empecinarse por ayudar a la captura del, o, los, facinerosos?
¿La Guardia Civil, dio el stop a ambos vehículos... los delincuentes se dan a la fuga... y los agentes de la Benemérita se deciden por multar al que se detuvo?
Está escrito para todos los gustos. O sea, tanto para los que leen, los que no leen, los que saben leer, y los analfabetos integrales.
Para los Guardias Civiles celosos de su trabajo, y... para un dedicado policía, que no repara en asegurar su propia anatomía, para detener a unos peligrosos delincuentes. Y él solito.
El mundo al revés... y no me digan que no.


domingo, 20 de marzo de 2011

Y llegó el gran dia...




Bueno, pues al fin llegó el gran dia. En el enlace a esta entrada está el video de la presentación.

Agradecer a todos los presentes su apoyo, y sin excusa alguna, a La Casa del Libro, por brindarme tal satisfacción, y el soporte para ver mi libro, definitivamente, en las estanterías de los libreros.

Ahi os dejo una breve guia de como conseguir los libros, para todos los que esten interesados en pasar un buen rato de lectura. Os aseguro, que no tienen desperdicio alguno.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Presentación del libro La guerra del "golfo"

Hola a todos y a todas. Como dice la invitación, el jueves 17 de marzo, 2011, a las 19.30 horas, se presenta mi libro en la Casa del Libro de Sevilla.
Tendré el honor de ser presentado yo mismo, por mi gran amigo Pablo, que, por pura coincidencia, comparte nombre con el protagonista de la obra. Casualidades de la vida, cuando nos conocimos ya estaba en marcha la Guerra del "golfo" y mira tu por donde, al cabo de los años viene a compartir conmigo este gran momento.
Bueno, ni que decir tiene que estais invitados. Evidentemente, no voy a pagar pasajes de avión ni nada de eso...jejejeje...¡que más quisiera yo! pero todos y todas que vivais por aquí cerca, sería un gran honor para mi contaros entre los presentes en esa tarde.

miércoles, 23 de febrero de 2011

¡Van a morir todos!!!!

El prenda este, que aquí se parece a Roberto Carlos después de una mala noche (el cantante, al que pido perdón por el símil) dice que "van a morir todos" y se refiere a los que están en contra de su conducta sátrapa, desmedida y dictatorial.
Como Rambo, pero en distinto tiempo de verbo, vaticina la muerte de un puñado de personas.
Por si no le bastaba con los que ya se ha cargado no hace mucho.

Desde el devencijado palacio donde el pepino de los americanos le pasó rozando la oreja -ahí debió quedar ya para el arrastre, casi seguro- se erige en futuro mártir, y encima dice que, como él no es un presidente electo, pues nadie le puede pedir que se vaya. ¡Toma castaña!
Vivir, para ver.

Tomemos el testigo del sentido de este blog, y cataloguemos esto como una curiosísima expresión: "Nadie me ha elegido presidente. Yo, tomé el cargo... por lo tanto, nadie puede decirme que me vaya"
Ahí, queda eso.

domingo, 23 de enero de 2011

Desde Sevilla a Gijón...España, otra forma de hacer turismo


Calentito aún, como el pan recién salido del horno. Esta es una recopilación de artículos publicados en SPAINTUBE.ES revista dedicada al turismo en España, video a video.

Me felicito por haber colaborado con esta preciosa página durante algún tiempo, que por exigencias varias hubo de ser más bien corto. Pero ahí queda la huella de las apreciaciones sobre lugares de esta magnífica piel de toro, que no tienen el más mínimo desperdicio.
No se vende turismo; solo, el motivo por el cual, hay que visitar todos y cada uno de los rincones de este pais. En mi humilde opinión, antes, mucho, mucho antes, de plantearse siquiera en salir de él.
¿Por qué? Pues resulta bien sencillo: la curiosidad por conocer, ha de comenzar en la propia casa. Si uno no sabe muy bien como se llama, difícilmente podrá decir su nombre. O, díganme: ¿que pinto yo en Nueva York, si ni siquiera sé, como se llama la calle principal de mi pueblo; por qué se llama así, y desde cuando?
Está bien, pero que muy bien el viajar a otros paises en épocas de vacaciones. Pero no me digan que desean ver -por ejemplo- La Toscana, y desconocen donde está La Alcarria. Porque entonces les diré: ¡Váyanse ustedes a hacer puñetas con su puñetero snobismo!

El Quijote...el Quijote...¿saben ustedes donde está ubicada la celda-habitación, donde Don Miguel de Cervantes Saavedra pergeñó las ilustres páginas de tan cacareada obra? Entonces, si no han visitado nunca ese lugar ¿por que presumen de ser del pais del Quijote? Y ¿a que cojones van a Nueva York?
Y una vez más, como dijo el del chiste: quien no sea... así, que se coloque al otro lado.