miércoles, 23 de febrero de 2011

¡Van a morir todos!!!!

El prenda este, que aquí se parece a Roberto Carlos después de una mala noche (el cantante, al que pido perdón por el símil) dice que "van a morir todos" y se refiere a los que están en contra de su conducta sátrapa, desmedida y dictatorial.
Como Rambo, pero en distinto tiempo de verbo, vaticina la muerte de un puñado de personas.
Por si no le bastaba con los que ya se ha cargado no hace mucho.

Desde el devencijado palacio donde el pepino de los americanos le pasó rozando la oreja -ahí debió quedar ya para el arrastre, casi seguro- se erige en futuro mártir, y encima dice que, como él no es un presidente electo, pues nadie le puede pedir que se vaya. ¡Toma castaña!
Vivir, para ver.

Tomemos el testigo del sentido de este blog, y cataloguemos esto como una curiosísima expresión: "Nadie me ha elegido presidente. Yo, tomé el cargo... por lo tanto, nadie puede decirme que me vaya"
Ahí, queda eso.